La Secretaría de Ambiente de La Rioja informó que cazadores furtivos causaron la muerte de un osa melera en una región rural cerca de la ciudad de Olta. Estos osos se hallan en grave peligro de extinción. La muerte de esta osa causó una enorme consternación en la zona. 

Los cazadores furtivos, sin autorización, se introducen en campos y montes para matar todo lo que encuentran a su paso. La muerte de la osa es agravada por la prohibición que rige en toda la provincia de matar a estos animales, que son protegidos por la ley. 

La osa fue hallada por personal de Vialidad Provincial que trabajaba en un camino rural, y aún tenía vida cuando la encontraron. Tenía un impacto de bala en el omóplato derecho. Enseguida los trabajadores llamaron a las autoridades y al llegar los veterinarios no pudieron reanimar a la osa, que ya había perdido la vida.

El oso melero, también llamado oso hormiguero es un animal solitario, de numerosos hábitats de selvas y de sabanas áridas. Se alimenta de hormigas, termitas y abejas. Tiene fuertes garras que usa para romper nidos de insectos o para defenderse, pero no le sirvieron para alejar a los cazadores que armados con escopetas hicieron desaparecer a una especia que regula el medio ambiente y de la que sólo quedan pocos ejemplares.

El Secretario de Ambiente de la Provincia, Santiago Azulay, reconoció que “es difícil ejercer el control para evitar la caza furtiva. Todos los días la policia encuentra cazadores, pero es poco lo se puede hacer contra ellos”