Tras la perforación de YPF en inmediaciones al Parque Nacional Calilegua, provincia de Jujuy, la superficie y el agua de la zona registraban concentraciones de sales de potasio y sodio, y restos de hidrocarburos que contaminan el arroyo Yuto.

Un comunicado oficial indica que en pocos días estarán finalizados los trabajos que responden al objetivo fijado por el gobierno jujeño de cesar toda explotación petrolera en el Parque Nacional Calilegua.

La ley provincial 5.889 establece el cese de la actividad petrolífera en el Parque Nacional Calilegua. A través de la normativa, se realizó un análisis por parte de equipos técnicos de diversas áreas del Estado, con aporte importante de la Secretaría de Minería e Hidrocarburos de la Provincia.

Para las tareas se contrataron equipos que estaban trabajando en el yacimiento de Vaca Muerta en Neuquén. “Los trabajos están relacionados con el cuidado del ambiente y más en esta zona, tan rica en especies arbóreas y fauna”, expresó el gobernador de la provincia, Gerardo Morales, y destacó que “el objetivo fue remediar la situación tras el abandono de la empresa que explotaba el yacimiento”.

La ministra de Ambiente, María Zigarán, recordó que se propusieron cerrar este yacimiento en el marco de un reclamo de organizaciones ambientalistas, pero también “fue una decisión de gobierno preservar esta área que tiene un alto valor en términos de biodiversidad”.

Zigarán resaltó que este proceso de cierre de los dos pozos es un proceso autosustentable, ya que se hace “con los propios recursos del yacimiento”. Fuentes oficiales informaron que el cierre definitivo es un proceso más extenso y complejo.