La ciudad de Resistencia, provincia de Chaco, pondrá en marcha el Programa ‘El árbol de la vida’, una novedosa iniciativa que tiene como objetivo la plantación de una especie arbórea por cada niño que nazca, algo que ya se implementa en Bariloche.

El objetivo es concientizar e involucrar al ciudadano en las acciones de recuperación de un ambiente saludable, equilibrado y limpio, por medio de la implantación de árboles en calles, paseos, plazas y parques.

La ordenanza del Concejo Municipal fue promulgada por el intendente, Jorge Capitanich, y establece que se invitará a plantar un árbol por cada nacimiento que se produzca en la ciudad, facilitando de manera gratuita al benefactor la elección de una especie arbórea. Luego, se entregará una carta de agradecimiento al niño en cuyo honor se planta un árbol y al benefactor, por el compromiso asumido con la ciudad en el cuidado del medio ambiente.

Asimismo, se prevé habilitar el “libro del Árbol de la Vida” donde se registrarán los datos de cada niño beneficiario y su benefactor, el lugar de implantación del árbol y la especie arbórea elegida.

Entre los fundamentos del programa se marca la necesidad de hacer partícipes en este tipo de iniciativas a las familias y principalmente los niños, como factor de cambio y generador de costumbres ambientales, formando conciencia desde la infancia de la importancia de plantar árboles y preservarlos para así contribuir a una mejor calidad de vida para los resistencianos.

El programa “El Árbol de la Vida” se suma así a otras estrategias de la comuna capitalina para la implementación de políticas saludables y de promoción de la participación social. Por ejemplo, de forma paralela el municipio de Resistencia avanza en el desarrollo del plan de Arbolado Urbano que prevé la implantación de 40.000 árboles en cuatro años de gestión.