Un panda adulto consume de 12 a 15 kilogramos de bambú al día y produce más de 10 kilogramos de heces ricas en fibra después de absorber la fructuosa del bambú, con lo cual sus heces pueden ser una materia prima inesperada.

En China, estas serán utilizadas por una compañía china como materia prima para fabricar papel sanitario, servilletas y pañuelos descartables.

La Compañía Papelera Sichuan Qianwei Fengsheng firmó un acuerdo con el Centro de Conservación e Investigación de China para el Panda Gigante, que le permitirá reciclar las heces y restos de alimentos de los pandas de tres bases del centro en Dujiangyan, Wolong y Bifengxia.

Los pandas producen también alrededor de 50 kilogramos de desechos de alimentos al día pues escupen el bambú después de masticarlo o simplemente no lo comen. Anteriormente, estos restos y excrementos eran desechados o utilizados como una mezcla de abono para fertilizante.

Yang Chaolin, presidente de dicha compañía papelera, explicó que para convertir el bambú en papel, es necesario descomponer la fructuosa y extraer la fibra, lo que los pandas pueden hacer por medio de la digestión.

La compañía recolectará la materia prima cada tres a siete días, después será hervida y pasteurizada a temperaturas elevadas antes de ser convertida en papel para el hogar, indicó Zhou Chuanping, subgerente general de la compañía.

Zhou, aseguró que “Para garantizar la seguridad, el papel se someterá a una prueba de bacterias antes de entrar al mercado“, pero aclaró que el producto “Por el momento no será utilizado para papel de escribir”.