Científicos de la Universidad del Sureste de China diseñaron un material piezoeléctrico que podría formar parte de los teléfonos móviles para que estos puedan ser cargarlos simplemente con el roce de la ropa.

El material está basado en la perovskita, una estructura química que también se estudia para la producción de energía solar a bajo costo y que se espera que pueda permitir llevar la piezoelectricidad a aparatos pequeños como un microchip.

La piezoelectricidad (polarización eléctrica en una sustancia) es una técnica que se aplica en campos como la construcción de vehículos espaciales, submarinos, misiles o aparatos médicos de ultrasonidos, y que ahora intenta ser aplicada en utensilios de uso diario, explicó el profesor Xiong Rengen, jefe de la investigación.

Esta gran innovación del equipo de científicos chinos fue publicada recientemente en la revista “Science”. Se trata de llevar esta técnica a materiales maleables, ya que hasta ahora se había aplicado en superficies duras como las cerámicas, difíciles de usar en componentes electrónicos.

Según los diseñadores, el nuevo material descubierto es no sólo más manejable que las cerámicas piezoeléctricas, sino también más barato, ligero y respetuoso con el medio ambiente.