Fuente: Télam
 
Los restos de al menos cinco embarcaciones, algunas que se calculan de los siglos XVII y XVIII, fueron encontrados por buzos en el fondo del mar frente a las costas del Chubut, al sur de la Bahía de Camarones, como parte del proyecto de arqueología marítima que se está llevando a cabo con financiación de la Unesco.
El hallazgo fue confirmado por Germán Solveira, intendente del Parque Interjurisdiccional Marino Costero Patagonia Austral (PIMCPA), y se enmarca en los primeros resultados del trabajo de campo. “Se encontraron restos de al menos cinco embarcaciones de las cuales cuatro son muy antiguas y hay una que es de conformación mixta, porque el casco está en parte construido con hierro”, detalló Solveira.
 
También se relevaron restos de botes a remo, anclas, cabrestantes y otros materiales vinculados con las factorías que funcionaron en la Isla Leones durante la segunda mitad del siglo XIX o con el funcionamiento del faro de esa Isla, activo entre 1917 y 1968.
El parque marítimo está ubicado en un lugar muy sensible pues incluye a más de un centenar de hectáreas marítimas donde la flora y fauna nativa se pusieron bajo la categoría de “preservación”.
 
Solveira, en diálogo con Télam, explicó que “todos sabemos el valor que tiene esta zona desde el punto de vista ambiental pero no siempre se pone en la balanza la riqueza cultural e histórica que tiene, y eso es lo que intentamos también rescatar y preservar”.
En efecto, esa franja costera fue transitada por los más grandes navegantes de todos los tiempos, entre ellos el propio Magallanes, que en su camino al estrecho que lleva su nombre para encontrarse con las aguas del Pacífico, buscó protección en esas costas en su travesía a los confines australes.
 
El programa de arqueología marítima está a cargo de Mónica Grosso y Cristian Murray, investigadores del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano -dependiente del Ministerio de Cultura de la Nación-, y cuenta con el apoyo de la Administración de Parques Nacionales y la colaboración local de la arqueóloga Soledad Caracotche.
“El trabajo es más bien de laboratorio porque hay que rescatar las piezas y llevarlas a analizar, en una tarea que debe ser muy dedicada y meticulosa por la antigüedad de los elementos que se manipulan que pueden tener más de 300 años en el fondo del mar”, explicó Solveira.
 
El parque fue creado el 16 de agosto de 2007 mediante la firma de un tratado entre el gobierno nacional, por entonces presidido por Néstor Kirchner, y la Provincia del Chubut, estableciéndose un manejo en conjunto que involucró a la Administración de Parques Nacionales.

Es probable que entre tantas restingas y rocas “asomando” desde el fondo del mar y las que están apenas ocultas bajo el pelo del agua marina, esté la razón de tantos naufragios.

“Toda la costa al sur de la bahía de Camarones es muy buena para quienes la conocen porque es un lugar óptimo de abrigo cuando hay tempestad, pero muy peligrosa para quienes no la conocen porque está poblada de islas e islotes”, dicen los viejos pescadores que recorren a diario la zona, hoy mensurada por mapas náuticos que no existían en la época de la exploración y conquista europea de aquel entonces.
Fue en esa zona a la que arribó el adelantado portugués Simón de Alcazaba y Sotomayor, en 1535 al servicio de la corona española, y fundó uno de los primeros asentamientos europeos en el actual territorio argentino, incluso un año antes que Pedro de Mendoza intentara la primera fundación de Buenos Aires.
Ese hito histórico se evoca los 7 de marzo de todos los años y se considera un hecho importante incluso como argumento para sostener el reclamo de los derechos soberanos sobre las islas Malvinas, pues España, que creó la organización de Estado que luego heredó la Argentina al independizarse, había ocupado territorialmente la zona mucho antes que cualquier otro.
Aquella expedición terminó mal porque Alcazaba murió tras la furia de sus soldados que se revelaron por el hambre, el cansancio y el enojo por no haber encontrados los tesoros preciosos que se prometieron.