Se trata de un incendio que comenzó el fin de semana pasado y el lunes se creía controlado, pero un cambio en la dirección del viento y las fuertes ráfagas oxigenaron el foco y le dieron una dinámica inusitada.

El incendio se desplaza entre Trevelin y Tecka, en línea con la zona del Alto Río Corintos y lo que se conoce como “la ruta de los rifleros”, aunque ayer llegó al borde de la ruta 40 a la altura de “Arroyo Pescado”, punto donde fue contenido antes de que llegue a la cinta asfáltica, a más de 50 kilómetros de Esquel.

Estimamos que la superficie afectada hasta hoy es de 6.400 hectáreas que fueron alcanzadas por el incendio donde se quemó vegetación arbustiva propia de la zona como neneo, coirón y pastos bajos que arden con facilidad y le dan mucha dinámica al fuego” explicó Rodrigo Roveta, subsecretario de bosques de Chubut.

El funcionario explicó que “hoy nos vamos a abocar a contener un bosque de lengas nativo que hay en uno de los frentes donde entraron algunas líneas de fuego ayer que logramos hacer retroceder en condiciones muy adversas”.

El viento no solo impulsa las llamas sino que dificulta la operación de los aviones. Ayer soplaron ráfagas de más de 90 kilómetros por hora, a punto tal que “en un momento calculamos que las llamas avanzaban a un ritmo de un metro por segundo”.

En el contorno del incendio se desplegó maquinaria vial junto a autobombas y camiones cisternas con apoyo aéreo de 2 aviones hidrantes del gobierno nacional que operaron sobre todo en el flanco izquierdo.