En 2014 el Estado Nacional, sin realizar ninguna consulta a los pueblos originarios, decidió reubicar la planta de conversión de uranio que funcionaba en Córdoba, en Formosa, a sólo 4 kilómetros de la comunidad Nam Qom, que logró que la Corte Suprema hiciera lugar a un amparo para detener la obra.

Dioxitek S.A. es una empresa estatal cuyo 99% accionario está en manos de la Comisión Nacional de Energía Atómica y un 1% es de la provincia de Mendoza. Se creó para abastecer de dioxido de uranio a las centrales de Atucha 1, 2 y Embalse. La planta que se está construyendo a 4 km de la comunidad Qom no tiene ningún estudio de impacto ambiental y allí el uranio llegará por ruta y luego la peligrosa carga radioactiva recorrerá 1150 kilómetros hasta Ezeiza. 

Compartimos a continuación la Carta de una científica formoseña al pueblo de Formosa:

Mi nombre es Leticia Peris, yo SÍ SOY CIENTÍFICA y SÍ sé de lo que hablo. Desde que vivo en Francia, trabajé en el Centro de Energía Atómica (CEA) de Grenoble, y ahora estoy trabajando en un organismo que depende del centro de Energía Atómica. Hace varias semanas mandé una carta describiendo los riesgos del nuclear, pero nadie la toma en cuenta. Por eso me da mucha bronca que Rolando Granada, del Instituto Balseiro, diga “escuche a los científicos y estudiosos en la materia y no se deje influenciar por fantasmas del miedo”.

No puedo más que quedarme atónita y con la boca abierta al escuchar: « quieren instalar un reactor nuclear en Formosa »…

Es imposible de quedarse imperturbable frente semejante desfasaje que existe entre lo que algunas personas quieren hacernos creer… y la realidad económico-social de la Argentina…

Instalar un reactor nuclear?… en Formosa?

Luego del accidente nuclear de Fukushima, países desarrollados como Alemania, Bélgica, Suiza y Taiwán, han anunciado su salida de la energía nuclear. Por ejemplo, Alemania ha anunciado su decisión de cerrar todas sus centrales nucleares a finales de 2022, Italia abandonó sus proyectos nucleares, Suiza decidió no renovar sus centrales, Quebec cerró su central nuclear en Gentilly a finales del 2012 y el gobierno de Japón anunció una salida nuclear para el 2030. Egipto, Italia, Jordania, Kuwait y Tailandia han decidido no participar o volver a participar en la era nuclear. En Francia, el gobierno actual prometió encaminarse hacia la salida de la energía nuclear.

Mientras que los países más poderosos del mundo muestran un movimiento hacia la era del no-nuclear, la Argentina, un país completamente desestructurado, desorganizado y en plena crisis económica va a invertir sumas colosales en una central nuclear?

Argentina, un país que arroja directamente las aguas contaminadas de las cloacas en los ríos y riachos, sin preocuparse por invertir en estaciones de depuración, sin preocuparse por la ecología y los riesgos sanitarios, va a ser capaz de transportar y tratar meticulosamente los desechos radiactivos de altísimo riesgo?

Y qué hay del impacto ecológico?

Los desechos radiactivos, constituidos mayoritariamente por uranio y plutonio altamente radiactivo y de larga duración (5 millares de años para el uranio=la edad de la Tierra) tienen que ser trasladados en un medio extremadamente seguro como el tren, y bajo estricta vigilancia para evitar actos terroristas hacia sitios de almacenamiento a 300m de profundidad bajo tierra. En Argentina, cuál sería el medio de evacuación de los desechos radiactivos? La rutas nacionales llenas de baches? Argentina, un país que arroja directamente la basura en enormes basureros a cielo abierto, sin preocuparse de reciclar papeles, plásticos, vidrios, pilas usadas, baterías o productos electrónicos con componentes altamente contaminantes, va a ser capaz tratar y almacenar los desechos altamente radiactivos de la central nuclear?

Y el calor residual?

Como cualquier central térmica, sólo el 30 a 40% de la energía se convierte en electricidad, el excedente de energía se disipa en forma de calor, que conduce a un calentamiento del aire y del agua (fuente de frío necesaria para el funcionamiento de toda planta de energía). La nube blanca que sale de la torre de enfriamiento es el aspecto más visible de esta contaminación. En las proximidades de todas las centrales nucleares del mundo hay un aumento de temperatura ambiente y del agua de los ríos, cómo vivirán los habitantes de Formosa, una de las provincias más cálidas de Argentina esta contaminación térmica?

Y el riesgo causado por las emisiones de los residuos radiactivos y químicos?

En funcionamiento normal, una central nuclear produce continuamente emisiones de efluentes radiactivos y químicos líquidos y gaseosos. Esas emisiones son periódicamente analizadas bajo normas estrictas por organismos institucionales encargados de informar al público de las emisiones al medio ambiente y los riesgos asociados para la salud humana y el medio ambiente. Sin embargo, en diciembre de 2007, el Registro Nacional de Cáncer del niño en Alemania (directora María Blettner) publicó un estudio en el que se observa una relación entre la proximidad de una vivienda a la central nuclear más cercana y el riesgo para los niños menores de 5 años de contraer cáncer o leucemia. Sin que haya habido una radiación ionizante identificada formalmente como causa. En Francia, el equipo GeoCap Inserm U1018-Eq. 6 observo durante el período 2002-2007, un incremento de la incidencia significativa de leucemia aguda – casi el doble – entre los niños que viven a menos de 5 km de una central nuclear.

Si esto sucede en países del primer mundo, bajo estrictas normas de control y seguridad… qué pasara en Argentina, donde el control y la seguridad son casi inexistentes?

Y los riesgos para la salud de los trabajadores del nuclear?

En Francia, los trabajadores nucleares usan un badge dosimétrico que mide la dosis de radiactividad recibida por el usuario. Cuando en el badge se ha detectado una dosis demasiado alta, el trabajador es licenciado con seguro de desempleo. En lugar de reducir la exposición a la radiación para no exceder la dosis máxima prevista por la ley, la industria nuclear prefiere alternar otros trabajadores en los mismos puestos peligrosos, sin tener en cuenta el impacto social que puede tener. Para no ser licenciados, algunos trabajadores ocultan su badge cuando van a trabajar en zonas con alta radiación.

En julio de 2008, en la central nuclear de Tricastin en Francia, un centenar de empleados se contaminan en el interior del reactor No. 4 de la planta. Este es uno más de los incidentes triviales de la gestión de la planta, que aparece en letras chicas en las noticias y que no afecta a nadie… salvo a ese centenar de personas y a sus familias…

El número anual de nuevos casos de cáncer entre los trabajadores del nuclear ha aumentado de 150.000 en 1980 a 280.000 en 2000. Un trabajador del nuclear tiene cuatro veces más probabilidades de morir de cáncer entre los 45 y los 54 años que un alto directivo del nuclear.

Pero a pesar de los casos de cáncer que aumentan « casualmente » en los trabajadores del nuclear, el riesgo de cáncer de estos empleados no ha sido investigado claramente… sino que las estadísticas se ocultan…

Por suerte en Francia existen asociaciones libres e independientes que investigan todos los incidentes y accidentes relativos al nuclear en Francia y en el mundo para contrarrestar la política de no-información de los gobiernos. (http://www.sortirdunucleaire.org/Nucleaire-des-accidents-partout).

Cual será la transparencia de información sobre los eventuales accidentes relacionados al nuclear en Argentina, donde según el gobierno hace mas de 10 anos que se vive sin inflación salvo el último tiempo donde por presión internacional se acepta un 3,7% mensual?

Y quieren instalar un reactor nuclear en Formosa?!!!

Los recuerdos horribles de Chernobyl y ahora Fukushima son demasiado recientes y demasiado duros como para que no quede otra opción que poner fin a nuestra dependencia de la energía nuclear.” Mikhail Gorbachov (Premio Nobel de la Paz, el último presidente de la URSS)

La ciencia puede conducir al descubrimiento de la energía atómica, pero no nos puede proteger de un desastre nuclear” Václav Havel (ex presidente de la República Checa)

“Pienso en lo absurdo de nuestra forma de vida, en nuestra locura energética… Estamos ansiosamente en busca de nuevos yacimientos de petróleo, en construir plantas de energía nuclear, pero, ¿por qué el uso de combustibles fósiles o de uranio (que no son renovables y muy contaminantes), mientras que tenemos a nuestro alcance la energía inagotable, limpia y renovable del sol y del viento? “Jacques-Yves Cousteau (Explorador)

La energía nuclear es una mala solución porque equivale a hipotecar el futuro” Hubert Reeves (astrofísico)

Si sabemos que la energía nuclear que consumimos hoy… la pagaran nuestros hijos mañana… que cada uno responda a una sola pregunta:

Vale la pena arriesgar la vida de una persona… solo para encender una lamparita?

Leticia Peris

Nacida en Formosa.
Doctora en Ciencias Químicas. Egresada de la Universidad Nacional de Córdoba. Investigadora del INSERM (Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia). Instituto de Neurociencias de Grenoble U836-UJF-CEA-CHU. Organismo que depende del CEA (Centro de Energía Atómica de Francia).
Doctora en Ciencias Químicas. Egresada de la Universidad Nacional de Córdoba. Investigadora del INSERM (Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia). Instituto de Neurociencias de Grenoble U836-UJF-CEA-CHU. Organismo que depende del CEA (Centro de Energía Atómica de Francia).