Científicas y científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) investigaron la bibliografía actual sobre el uso de barbijos caseros y lanzaron un documento con consideraciones técnicas para su fabricación y uso, en concordancia con las indicaciones que el Ministerio de Salud de la Nación.

Por un lado, en el Instituto Andino Patagónico de Tecnología Biológicas y Geoambientales (IPATEC, CONICET-UNComa), cuenta Diego Libkind, investigador principal del CONICET, se ‘dispararon’ varios proyectos, siendo este documento el primero en salir a la luz.

“A través de la gestión del CCT [Centro Científico Tecnológico Patagonia Norte] tuvimos conocimiento de que el INIBIOMA estaba haciendo lo mismo, así que trabajamos en conjunto para enviar a la provincia el resultado del trabajo que, además, se fue viralizando una vez que lo publicamos”, cuenta Libkind.

“Un barbijo casero tiene que cumplir ciertas condiciones: primero que quede cómodo y sea fácil de retirar por los elásticos, para evitar tocarlo o acercar las manos a la cara. Tiene que ajustarse bien y dar una buena respirabilidad. Además debe ser reutilizable para asegurar la disponibilidad”, explica Libkind. “Lo importante es reducir las gotículas que podemos expeler, más teniendo en cuenta que la infección inevitablemente va a ocurrir, y muchos serán asintomáticos. Con un tapaboca higiénico serán ‘propagadores’ más reducidos”.

Entre los datos que recopilaron, ambos grupos hicieron una búsqueda de evidencias sobre el uso generalizado de barbijos tratando de entender qué impacto puede tener, y como explica Micaela Buteler, investigadora adjunta del CONICET en el INIBIOMA, la idea es ante las diferentes opiniones sobre el uso poder buscar las bases científicas del por qué sí o no recomendar el uso del barbijo. “Qué datos hay que avalen o no el uso”, resume.

“En ningún lugar se tomó una medida única, pero lo que plantea el informe, es que entre los países que dentro de sus medidas incluyen el uso de barbijos, en lo posible obligatorio, hay una clara disminución de la propagación del virus, o se hace más lenta”, explica Libkind.

“Es importante remarcar que un barbijo no te hace inmune a que el virus ingrese al organismo. Lo que hace es reducir la emisión y la propagación al ambiente para que otros no lo capten y se infecten”.

Si bien la OMS (Organización Mundial de la Salud) no recomienda el uso indiscriminado de barbijos aún, el CDC (Centro de Control de Enfermedades, de los Estados Unidos) sí instruye en el armado de piezas caseras y recomienda su uso.Por un lado deben ser caseros para evitar el acopio de instrumentos muy necesarios para el personal de salud, y por otro lado, está la preocupación de la sensación de falsa seguridad que puede llevar a un mal uso”.