Se trata del proyecto “Yogurito“, que consiste en “tomar muchas de las materias primas que se producen en el campo experimental de la universidad, principalmente la leche, para industrializarla, generar productos y a través de ellos apoyar a las actividades de docencia, investigación y extensión“, según explicó el director del CIDETA, Claudio Fochessatto.

Una vez producido el yogur, y certificado con calidad de excelencia, se los distribuye en comedores de los municipios de Luján y Mercedes. “A partir de un convenio con municipios, se provee ese yogur a los comedores, ya que genera una mejora de la defensas en el sistema inmunológico de los chicos“, detalló.

Fochessatto indicó que la idea del proyecto “arranca con un probiótico que desarrolló y produce el Centro de Referencia Para Lactobacilos (CERELA) en Tucumán, que en la UNLu se logró incorporar en una matriz de yogur batido”.