Un puma fue visto por una familia mientras paseaba por las Cataratas de Iguazú, el felino interceptó al grupo y durante unos minutos quedaron uno frente al otro. Por esta razón las autoridades del Parque Nacional decidieron cerrarlo por 48 hs. para iniciar las tareas de rastreo y captura para confinarlo en algún lugar alejado del tránsito humano.

El puma que fue visto por la familia podría ser el mismo que fue observado por última vez el pasado 25 de julio, y que en su momento fue capturado y liberado en una zona alejada del parque. Al parecer el felino habría regresado a la zona del Tren Ecológico, cerca de la Garganta del Diablo.

Las autoridades del Parque Nacional, enteradas de la presencia del puma, decidieron instalar cámaras nocturnas para monitorear la zona donde había sido visto y luego de ver las filmaciones pudieron ver que todas las noches el puma baja hasta el sendero que conduce a la Garganta del Diablo.

“Yo quedé mirando al último de mis hijos que venía con mi esposa retrasado porque estaba cansado y ahí lo vi. Pensé que era de mentira porque estaba en una posición quieta, como de ataque. Después me di cuenta que era de verdad y me puse delante de mi hijo”, contó a Radio Libertad el padre del grupo familiar que se topó con el puma. “El animal lo rodeaba y quería atacarlo, yo me puse enfrente y gritaba desesperado, soy de contextura grande y por eso capaz no me atacó. Mis otros hijos corrieron y cuando pudimos también nos dimos vuelta y salimos corriendo y por suerte el animal se quedó atrás”

Entanto, el Parque Nacional se halla cerrado, está cancelada la venta de entrada a los diferentes tours y actividades. Un equipo de 35 personas con perros se encuentran en estos momentos buscando al puma, que se halla en su hábitat natural, acosado por la presencia del hombre que ha puesto senderos de diversión y esparcimiento en sitios que la naturaleza ha reservado para los animales.