El HLB o Huanglongbing (Enfermedad del dragón amarillo) es considerada mundialmente como la enfermedad más destructiva de los cítricos. Esta bacteria ya causó estragos en Estados Unidos y actualmente en nuestro país hay casos en Misiones y Corrientes, donde las frutas fueron destruidas. Argentina es el primer país del mundo en desplegar un plan de prevención de la enfermedad antes del ingreso. Afortunadamente la enfermedad no ingresó al NOA. 

La Asociación Fitosanitaria del NOA (AFINOA) trabaja con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) y demás autoridades fitosanitarias nacionales y provinciales en la implementación de medidas fitosanitarias para combatir plagas ó enfermedades que atenten contra la libre comercialización de los productos frutihortícolas de las provincias del NOA (Tucumán, Salta, Jujuy y Catamarca), con una red de barreras fitosanitarias ubicadas en puntos estratégicos de cada una de las provincias.

En diálogo con El Federal, la gerente técnica de AFINOA, Gloria Pérez, nos despejó algunas dudas sobre la situación actual en nuestro país:

¿Cuál sería el impacto en la industria de los cítricos si la plaga ingresa al NOA?

De ingresar el HLB al NOA, los empleos directos (60.000) e indirectos de esta industria están en absoluto peligro de acabarse al igual que la disminución de la actividad económica, tanto en mercado interno como en ingreso de divisas al país por la disminución de las exportaciones. Estudios de la FAO realizados sobre la situación en México, con presencia de HLB, y sobre un esquema epidemiológico, indican que en el término de 5 años, pos ingreso de la efermedad a ese país, se producirán pérdidas cercanas al 70% de la producción total de cítricos.
Si hacemos una proyección en base a los datos de Federcitrus, podríamos encontrarnos con un descenso en la producción a nivel nacional. De 2.900.000 de toneladas pasaríamos a 800.000, mientras que en el NOA la reducción sería de 1.800.000 a 500.000. De infectarse el NOA con HLB, se estima que Argentina podría perder el 70% de la producción (estimada en U$S 1.040 millones) en el corto plazo.

Es importante comprender que el HLB avanza hasta matar a la planta, por ello es que la citricultura está en peligro de extinción debido al HLB. Es crucial el manejo regional y el trabajo coordinado frente a la enfermedad: debido a que no tiene cura, la única forma de evitarla es la prevención y luego el manejo de la enfermedad. Afinoa trabaja en pos de la prevención del HLB y está en alerta máxima ante el ingreso del vector y/o de la enfermedad a la región.

En cuanto a la situación actual del HLB en Argentina: hay 106 casos positivos en total en Misiones, 2 en fincas comerciales y uno en Mocoreta Corrientes también en finca comercial. Todas estas plantas fueron destruidas. En lo que va del 2015 se registraron 50 casos positivos. Quedan pendientes muestras de Misiones en laboratorios de INTA Bella Vista y Montecarlo. Las edades de las plantas está entre los 3 y los 15 años. Las especies afectadas son Mandarina (51%), Naranjas, Lima Rangpur y Pomelos. Al respecto, Senasa está aplicando el Plan de Contingencia previsto dentro del programa Nacional de Prevención del HLB.

Respecto del Programa Nacional de Prevención, ¿en qué consiste, se cumple?

En el año 2009 se crea el Programa Nacional de Prevención del HLB. Su desarrollo, a cargo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, y su coordinación a cargo de Senasa. El Programa consiste en un plan de trabajo preventivo para el control fitosanitario, tareas de monitoreo del insecto vector y de la enfermedad y servicios de diagnóstico. Además, tiene un marco de investigación y desarrollo, capacitación y la implementación de una campaña de difusión y sensibilización sobre el daño que el HLB puede causar a la citricultura nacional. 

Como representante del sector privado frente a las autoridades nacionales, Afinoa logró el aval de Senasa para compartir la mesa chica en donde se analiza, discute y pone en marcha el Programa Nacional de Prevención del HLB, el cual hace de la Argentina el primer país del mundo en desplegar un plan de prevención de la enfermedad antes del ingreso de esta al país. Ya realizamos más de 1 millón de monitoreos, más de 15.000 análisis de material sospechoso de la enfermedad que dieron negativo y colocamos más de 4.000 trampas del insecto vector en Tucumán y en el sur de Salta.
Afinoa vela para el cumplimiento y difusión del Programa y, además, acompaña todas sus acciones y el monitoreo, tanto del insecto como del HLB, en las empresas junto a la EEAOC y el INTA de Yuto. Financia investigaciones, capacita a productores, realiza campañas de bien público y controla 15 puntos de barrera en los límites de las 4 provincias de la región. Este trabajo es de suma importancia ya que nos asegura el aislamiento y sanidad de la región.
Afinoa cuenta además con un soporte informático en red para los productores y así poder dar alerta máxima de detectarse el insecto vector, y un plan de contingencia para acorralarla prematuramente y que el ingreso de la enfermedad o del vector no sea masivo.
En lo que concierne a la difusión y prevención social, Afinoa logró un acuerdo con Aeropuertos Argentina 2000 para la colocación de exhibidores promocionales en los cuatro aeropuertos del NOA con folletos explicativos y videos que ustedes los habrán visto. Se trabaja además en la capacitación a la prensa y con un plan estratégico de comunicación interna y externa.

¿Qué medidas específicas se necesitan para prevenir HLB?

Lo principal que deben saber los productores, y todas las personas, es que jamás deben ingresar a la región ni al país plantas, yemas o frutas cítricas que no estén certificadas ya que puedan traer esta y otras enfermedades, además del insector vector. Lo mismo con especies ornamentales tales como Murraya paniculata o Jazmin árabe, hospedero alternativo de la enfermedad y el insecto vector, ampliamente difundido.

El traslado de vegetales, frutos y plantas cítricas que no cumplan las normativas vigentes es ilegal y frente a una situación irregular decomisamos y destruimos la mercadería automáticamente. El tratamiento del HLB cuenta con normativas y con una Ley. Por eso, es fundamental que los productores se capaciten al respecto en centros de investigación, como son la Estación Experimental Agroinsdustrial Obispo Colombres y el INTA.

Al trabajar sus plantaciones y fincas, también deben adquirir plantas nuevas en viveros certificados. Debe cuidarse al máximo que el personal de cosecha no ingrese con un cítrico o vegetal a los campos o viveros. Entre las normativas logradas, es importante recalcar la prohibición de la Murraya paniculata, planta ornamental de uso extendido en el Norte argentino y también conocida como jazmín árabe. No se debe tener estas plantas en casa ni adornar jardines con ellas porque se trata de uno de los 100 hospederos que tiene la Diaphorina citri, y entre ellos el favorito. Tampoco recomendamos plantar árboles cítricos en las viviendas o particulares ya que se transforman en focos de atracción para el vector.

Las medidas no sólo deben ser acatadas por los productores si no por toda la sociedad. Todos somos responsables y podemos evitar al HLB. Se trata de una enfermedad de la globalización, viaja tanto o más que las personas. Es justamente en las viviendas de particulares en donde se encontraron los primeros casos de HLB en los países infectados; luego el insecto vector y la enfermedad llegaron a los campos. Por eso es clave no traficar por ningún medio una planta, fruto o vegetal.

¿En qué instancia se encuentran las investigaciones que buscan la cura?

Aún no se conocen soluciones ni curas a esta enfermedad, pese a que Estados Unidos invierte más de 25 millones de dólares anuales en investigaciones. El HLB tiene en vilo a la ciencia.

Ninguna enfermedad es comparable. El HLB es letal para todas las especies cítricas: toda planta infectada debe ser eliminada ya que se transforma en alto inoculo para el contagio. Los cítricos no tienen ninguna defensa frente a esta enfermedad y terminan muriendo. Es decir que el HLB puso a los cítricos en vías de extinción.

¿Cuál es el riesgo para la salud consumir fruta con HLB?

El HLB no genera ningún riesgo ni daño para la salud humana ni animal. Pero los frutos de una planta infectada se deforman, pierden su sabor, se vuelven más ácidos y se caen de los árboles, entre otros síntomas. Esto hace que se vuelvan inaceptables para el consumidores y para el mercado en general.

 

Por Matilde Moyano