Las empresas del Parque Pesquero de Puerto Madryn vierten al mar en forma diaria miles de litros de líquidos tóxicos provenientes de la producción de la pesca comercial, algunas también desechan efluentes cloacales. La práctica está prohibida aunque ninguna de estas empresas respetar esta norma ni mucho menos se preocupan por cuidar el medio ambiente. El Ministro de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable de Chubut, Ignacio Agulleiro afirmó que clausurarán las empresas que contaminen las aguas del Golfo Nuevo.

Las aguas del mar de una de las ciudades más turísticas de la Patagonia son también las que reciben más contaminación debido a la falta de control de las empresas que no invierten en tratar sus residuos y eligen desecharlos en el mar. El Ministro Ignacio Agulleiro realizó una inspección ocular en la zona en donde se supone que las empresas vierten efluentes y constató la presencia de varios caños que vierten líquidos al mar. “He visto varios vuelcos ilegales, algunos industriales, y otros que parecen cloacales“, manifestó.

Hace apenas seis meses se acordó mediante un decreto que las empresas debían terminar con el vertido de líquidos al mar. Pero la responsabilidad ambiental fue nula. Ante reiteradas denuncias de vecinos y agrupaciones ambientalistas, se constató que el medio ambiente corre peligro al estar expuesto a efluentes tóxicos que contaminan las aguas del Golfo Nuevo.

La idea del ministerio es trabajar para preservar el ecosistema marítimo del Golfo, y adelantó que harán un control minucioso de las empresas que trabajan en el Parque Pesquero y cómo tratan sus residuos líquidos. “Aquellas empresas estén legales, hagan bien las cosas y cumplan con los parámetros que se deben cumplir para no afectar el golfo seguirán funcionando. Las que están ilegales directamente se las va a clausurar y cementar el caño para que no haya más descargas” La medida buscar terminar con una vieja práctica de las industrias que ven en el mar un enorme tacho de basura hacia donde tirar cualquier clase de desechos.

Las aguas del Golfo son el principal valor natural de Puerto Madryn y la región, allí vienen todos los años ballenas a aparearse, constituyendo un atractivo turístico que provoca la llegada de miles de turistas de todas partes del mundo que llegan para verlas. Esas mismas aguas, que son el habitat de estos mamíferos y de cientos de especies de peces y moluscos, son las mismas que las empresas se empeñan en contaminar.