En Argentina el 25% de los alimentos que producimos los tiramos, sin hacer ninguna selección. En la ciudad de Rosario, la cifra trepa a 30%, viendo estos números y la creciente demanda de sectores vulnerables que no tienen suficientes ingresos para procurarse alimentos, la Municipalidad, el Banco de Alimentos Rosario y el Mercado de Productores conveniaron un acuerdo marco para recuperar frutas y verduras que son desperdiciadas para llevarlas a comedores comunitarios.

“Entre las tres partes pudimos concretar un proyecto que veniamos madurando, de tener un espacio en el Mercado de Productores con gente que estará trabajando para la clasificacion de frutas y verduras para ser consumida en los comedores que trabajan con el Banco de Alimentos”, afirmó al medio rosarino Avisa!, Mariano Grassi, titular del Banco de Alimentos Rosario.

“En funcion de los estudios que el municipio lleva adelante está constatado que el 30% de lo que desperdiciamos corresponde a alimentos, y que puede haberse evitado. Comenzamos entonces a trabajar en este eje y a partir de esta propuesta proponemos recuperar frutas y verduras que pueden consumirse y generar puestos de trabajo con las personas del programa Andando”, detalló la subsecretaria de Ambiente Cecilia Mijich.

Hace tres años el Banco de Alimentos de Rosario trabaja con el Mercado de Productores tratando de llevar a cabo acciones para reducir el porcentaje de alimentos que son desperdiciados y que permanecen aptos para el consumo humano. En una ciudad sitiada por problemas de inseguridad y con el Gran Rosario con un nivel creciente de pobreza, los alimentos que se desechan podrían reducir la desnutrición infantil, dar mayor seguridad alimentaria y promover una alimentación saludable.

Según el informe que se difundió cuando se produjo la firma de este convenio, en la ciudad de Rosario cada habitante genera 300 gramos por día de residuos orgánico, 100 gramos más que el año 2004. Este incremento se debe al aumento de alimentos que se tiran.

Para lograr recuperar ese 30% de frutas y verduras que aún están aptas para ser consumidas y destinarlas a los comedores comunitarias, se trabajará en la cadena de producción desde la siembra hasta la cosecha, el almacenamiento, su distribución y consumo. En esta cadena, en cada uno de los eslabones, se pierden alimentos.

El Banco de Alimentos de Rosario ya viene abordando el tema de la recuperación de alimentos que luego son trasladados a comedores comunitarios, desde 2014 hasta hoy ya llevan distribuidos 600 mil kilos de alimentos en 120 comedores, instituciones y familias de bajos recursos. Ahora, en Rosario, será una política de estado la recuperación y reutilización de alimentos desechados que están aptos para consumo.