Uno de los basurales a cielo abierto más grandes del territorio bonaerense (25 hectáreas) comenzó a ser saneado, luego de quince años de ser una problemática, a través de trabajo conjunto entre el municipio de Junín y del organismo ambiental de la Provincia (OPDS).

Junín, una ciudad con casi 90 mil habitantes que se encontraban afectados no sólo por el basural, sino por las quemas que se realizaban allí, ahora dispondrá de una gestión de residuos eficiente y organizada. Con el saneamiento del basural, con el tiempo se recuperará un espacio verde, gracias a la construcción del relleno para disponer los residuos de manera correcta.

La Provincia y el municipio de Junín llevan tiempo trabajando en la implementación de una nueva gestión de residuos que aspira no sólo al saneamiento del basural, sino también a revertir el impacto ambiental ocasionado por la descarga inapropiada de los desechos. El distrito fue el que se encargó de presentar el plan de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) ante el OPDS para su revisión y aprobación.

Ricardo Pagola, el intendente local Pablo Petrecca y el director provincial de Residuos, Walter Vega, recorrieron el inicio de los trabajos para conocer los detalles en el propio terreno, junto a vecinos del distrito.

“Este es el primer municipio de la Provincia que empieza a hacer un verdadero saneamiento del basural y es una gran noticia para nosotros. Hoy salimos de la desidia de tantos años y esto comienza a ser un complejo ambiental”, afirmó Petrecca.