A través de la Brigada de Control Ambiental (BCA), la cartera de ambiente nacional comenzó la primera etapa del plan de evacuación para trasladar 300 ejemplares que fueron reubicados en un santuario de vida silvestre en la localidad de Colón, Entre Ríos, donde encontrarán mejores condiciones de vida.

Los ejemplares recuperados tenían como destino abastecer a una red de operadores cinegéticos dedicados a la caza clandestina e ilegal que actualmente se encuentra en investigación judicial.

La lista de animales del traslado incluyó 32 ejemplares de mamíferos entre los que se encuentran muflones y diferentes ejemplares de aves como el cardenal amarillo y de copete rojo, loro hablador, estornino pinto, mirlo común, soldadito común, jilguero, reina mora y naranjero.

En los casos de animales de especies autóctonas que se encuentren en óptimas condiciones sanitarias, serán liberados en su zona de distribución natural, luego de una cuarentena. En tanto otros especímenes exóticos —ciervos, búfalos y antílopes— serán relocalizados en tres amplios recintos que ofrezcan mejores condiciones de seguridad y bienestar. Para tal fin, la Fundación Tekove Mymba construyó los recintos en una extensión de 30 hectáreas, donde los ejemplares serán separados de acuerdo al sexo para evitar su reproducción y se les brindará un ambiente natural para que puedan autoabastecerse.

El traslado se llevó a cabo junto a la Fiscalía Federal n.° 1 de la ciudad de Mar del Plata y contó con el apoyo de las fuerzas de seguridad.