Fuente UNC

En Argentina existen más de cien especies de serpientes, de las cuales una gran parte son consideradas inofensivas porque no producen veneno o no pueden inyectarlo eficientemente en seres humanos. Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, anualmente en el país se registran, en promedio, 730 casos de accidentes ofídicos, como se designa técnicamente a una mordedura de una serpiente ponzoñosa.

En la región central de nuestro país, la época de mayor riesgo se extiende entre octubre y abril, los meses más calurosos del año. Según los especialistas, esto obedece a varias causas: el aumento de la movilidad de las serpientes debido al clima, el incremento de la cantidad de horas de luz diarias, que eleva las posibilidades de interacción con el hombre; y una mayor circulación de turistas en las zonas donde viven estos reptiles.

Si bien se registran casos de mordeduras en todo el país, la mayoría ocurre en las provincias del nordeste y noroeste. Y afectan mayoritariamente a pobladores, trabajadores rurales y viales, bomberos, campamentistas y turistas.

En la provincia de Córdoba hay cinco especies consideradas venenosas y de riesgo para la salud humana: la yarará chica (Bothrops diporus), la yarará grande (Bothrops alternatus), la yarará ñata (Bothrops ammodytoides), la cascabel (Crotalus durissus) y la coral (Micrurus pyrrhocryptus).

El envenenamiento por mordeduras de serpientes es considerado una urgencia médica, debido a que exige un tratamiento inmediato, controlado por un profesional, en un centro de atención provisto de antiveneno o suero antiofídico. En ese marco, la prevención y el control de los accidentes se torna una necesidad epidemiológica relevante.

Ante esta problemática, un equipo del Centro de Zoología Aplicada de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) desarrolló un recurso educativo sobre ofidismo para ser utilizado en la enseñanza media. Se trata de un libro en formato pequeño, acompañado de un conjunto de láminas, algunas informativas y otras preparadas para que los alumnos trabajen sobre ellas. El trabajo fue financiado por el Programa de Comunicación Pública de la Ciencia: Transferencia de los Resultados de Investigación (Protri), de la Secretaría de Ciencia y Tecnología del gobierno de la provincia de Córdoba.

Los resultados del proceso de investigación, dejaron en evidencia la necesidad de generar herramientas para informar y capacitar a la población, ya que detectaron altos porcentajes de desconocimiento y múltiples dificultades de acceso a datos confiables y sistematizados sobre ofidismo.