A pesar de que la uva malbec es europea, halló en nuestro país el lugar ideal para crecer y poder expresar toda su sofistificación. “Le dio identidad el vino argentino”, afirma Alberto Antonini, especialista en esta cepa emblemática de nuestra vitivinicultura, que el 17 de abril celebra su día. Este lunes comienzan los festejos con la apertura de la “Semana del Malbec”

Con múltiples actividades y respondiendo al lema “Malbec, el corazón de Argentina“, la semana del Malbec propondrá durante siete días acercar el mundo de esta uva al gran público, con degustaciones y charlas. Organizado por Wines of Argentina, Bodegas Argentinas, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Municipio de Vicente López, el programa de actividades se puede consultar en http://(www.lasemanadelmalbec.com

El Malbec es nuestra bandera, no el único jugador. Madura en un clima de montaña que le permitió consolidarse como su terruño ideal”, comenta Enrique Toso, bisnieto de Pascual, pionero de la industria del vino. Se considera el 17 de abril como el día del Malbec, porque ese día, pero en 1853 se presentó en la Legislatura de Mendoza el proyecto de Quinta Agronómica, allí el francés Michel Aimé Pouget plantó las primeras semillas de malbec. En aquel entonces era conocida como “uva francesa”

Después del terremoto de 1861 que azotó la región cuyana, el malbec fue la uva que más rápido se adaptó al nuevo escenario, y la ayuda de los inmigrantes europeos fue determinante.Otro hito fue cuando se consideró al malbec como varietal. “Me enamoré del Malbec apenas llegué a Mendoza en 1995. No entendía por qué los productores locales no querían hacer vino de alta gama con esta uva”, afirma Antonini. “Tiene un valor histórico fundamental porque el mundo desconocía las cualidades del vino argentino“, reconoce  Antonio Morescalchi, productor de vino.

Los enólogos sostienen que el Malbec es perfecto para las mujeres, y son ellas las que mejor pueden identificar los descriptores aromáticos de este varietal. En cata el malbec tiene un aroma a violetas y a ciruelas. Daniel Roca de Argentina Wines sostiene que “los consumidores se preguntan cuál es el Malbec. Si un vino de guarda con gran acidez que permite larga vida, o uno amable y rendidor para todos los días, o un rosado de boca fresca y largo final. Es todo eso y más. Uno de los grandes vinos de los diferentes terroirs de la Argentina. Versátil, no ofende paladares y los jóvenes lo aman“.