La ballena franca austral recorre todo nuestro litoral marítimo, pero tiene algunas paradas estables donde las hembras reproducen la especie. Acaso el lugar más conocido sea la Península Valdés, pero desde hace cinco temporadas Río Negro también ofrece excursiones para admirar y contemplar estos majestuosos mamíferos que llegan a medir hasta 30 metros.

El avistaje se realiza principalmente en el Golfo San Matías de una forma amigable con el medio ambiente, en embarcaciones provistas con motores ecológicos, pueden subir hasta doce personas para vivir la experiencia de estar a pocos metros de las ballenas que hallan en la costa rionegrina un lugar natural ideal para realizar uno de los ciclos más importantes de la vida.

Claudio Palomequez, Secretario de Turismo del Municipio de San Antonio destaca que este año “damos comienzo a esta quinta temporada, actividad que nosotros consideramos como un producto turístico emergente, y a diferencia de otros lugares, aquí la fauna es diversa, no es solamente ir a ver a las ballenas, que por supuesto para nosotros es muy importante”.

“Lo que tratamos de hacer es poner en evidencia una fauna muy rica que tiene el Golfo San Matías, en particular la Bahía de San Antonio, como por ejemplo lobos marinos, aves autóctonas y migratorias, una variedades de delfines que son propios de este lugar, además de la presencia de algunos ejemplares de pingüinos de Magallanes

Las actividades turísticas tienen como pilar el cuidado del medio ambiente. En este sentido, el funcionario municipal, explica: “este producto que para nosotros es sustentable tiene un marco referencial que es la autoridad local de ballenas con ley provincial Nº 4066, que enmarca a la ballena franca austral como patrimonio natural”.

“Desde la primer temporada estas excursiones cuentan con un respaldo científico y biológico que está siendo considerado en la Comisión Internacional de Protección de las Ballenas Francas, como un ejemplo a seguir”, comenta Palomequez. Las lanchas usadas para el avistaje son especiales.   “Este tipo de embarcaciones poseen motores ecológicos, los cuales tienen poco impacto ambiental, de esta forma el avistaje es muy cercano y el animal al no notar amenazas del entorno se acerca de manera natural a las embarcaciones”

Las excursiones ya se están llevando a cabo a partir de este semana, y tienen una duración de dos horas, salen del puerto de San Antonio Oeste, que queda a 60 kilómetros de Las Grutas, una villa balnearia que cuenta con servicios de hotelería y gastronomía, y que en esta época del año puede ser caminada y disfrutada con más tranquilidad que en los días de verano.