Calidad, precio y servicio es la fórmula común en la que cualquier negocio se basa para poder conseguir buena cantidad de clientes. Pero en el siglo XXI le agregó un cuarto ingrediente a la receta, que es la comodidad. De la mano del delivery llegó todo el combo a la puerta de la casa, y por qué no, también la carne sin cocer.

Ni Mu es una empresa argentina de los hermanos Agustín y Santiago de Heros, que innova en el mercado de las carnes a través del envío a domicilio. “Mi hermano Agustín siempre estuvo muy ligado al mercado ganadero, y juntos, pensamos en un producto que se pueda diferenciar del resto haciendo foco en las grandes familias de las ciudades. Nadie duda que en la Argentina la carne es un alimento clave y fundamental tanto para la alimentación como en las costumbres. Por eso se nos ocurrió llevar directamente a la casa del consumidor, nuestra carne”, explicó Santiago de los Heros.

Con campo y hacienda propia alimentada a pasto, lo primero que pensaron es en evitar intermediarios, con lo cual hicieron una alianza con un frigorífico. “Era una estratégica difícil, pero sabíamos que si no había intermediarios podíamos asegurarnos de todo. Así que nos pusimos en contacto con un frigorífico de las Heras que exporta a Chile y a Rusia, para que ellos pudieran hacer la faena, el desposte y el envasado al vacío. El campo, la hacienda, y el servicio es todo nuestro”, comentó De los Heros, y agregó: “Nos encargamos de todo el circuito comercial. No existe en la Argentina muchas empresas que estén 100% presentes en toda la cadena, y eso nos da seguridad de lo que ofrecemos, por eso el nombre salió solito, por más que suene un poco fuerte al principio. Así nació ´Ni Mu´ como un juego de palabras entre el mugido de la vaca, y la típica frase en la que no podes decir ´ni mu´ por lo que estas comprando”.

El campo de la familia De los Heros cuenta con 2.500 hectáreas más campos de otros vecinos que son arrendamos. Trabajan aproximadamente con 500 madres, pero en general realizan engorde.

Entre las dificultades de innovar, esta la desconfianza de los compradores. No es normal que la carne cruda llegue a la puerta de la casa a través de un delivery, sin verla antes y encima que la caja sea de 10 kilos mínimo. Por ello Santiago piensa, y analiza las dificultades de los primeros días: “La primer barrera que tuvimos que saltar fue la desconfianza del cliente, que está acostumbrado a comprar en la carnicería del barrio o en el supermercado y pedir específicamente lo que quiere. Acá se venden cajas ya armadas que están conformadas según distintas necesidades en combos. Por ejemplo la caja “Benvenuto” que sería la familiar, trae bola de lomo, nalga y cuadrada feteados, más un peceto y carne picada especial. Toda la caja pesa aproximadamente 10 kilos, a veces un poquito más. En general los primeros cortes están pensados para que se puedan hacer milanesas, la carne picada para hamburguesas, salsa boloñesa, albóndigas o demás, y el peceto para hacerlo relleno. Esto hace funcional las dietas de las familias y que sea más fácil rotar las comidas, pero con el agregado que cada corte esta sellado al vacío, y eso lo hace fácil de conservar hasta en sin necesidad de guardarla en el freezer, sin que se llenen de olor o se eche a perder. Esto es algo que las madres saben apreciar mucho”.

La idea de los cortes sellados al vacío es propia de las exportaciones de los frigoríficos, que deben tomar esta modalidad para preservar la calidad de la carne cuando los envíos cruzan las fronteras del continente.

“El público nuestro es bastante variado. Por ejemplo, hay una señora muy humilde que nos compra 10 cajas por semana. La verdad que no sabemos bien si las revende o qué, pero el pedido es fijo. También vendemos a las mejores zonas de barrio parque sobre libertador, o un chico que se junta con los amigos el fin de semana y la cantidad y variedad de la caja les viene muy bien”, contó De los Heros.

Muchos jóvenes que se van del interior a estudiar a las grandes capitales, son personas que tienen la cultura del asado, o la costumbre de comer algún tipo de carne en las comidas. En algunos casos los familiares les mandan desde lejos la carne y eso termina siendo más costoso, que comprarla en el barrio. Esta modalidad del envío a domicilio en grandes cantidad, podría ser una opción más accesible para esos adolecentes.

Sobre las preguntas más frecuentes que le realizan a Ni Mu, siempre aparece el tema de la calidad por sobre el resto. “Lo primero que quieren saber cuando llaman es si el animal está alimentado a pasto o en un Feed Lot, o cuánto pesa la media res”, y esbozando una sonrisa dice: “que no nos maten los feedloteros, pero la verdad que la carne alimentada a pasto tiene una diferencia en el gusto, así que solo trabajamos con lo que nos da nuestro campo”.

La oferta de combos, precios, cortes y sistema de envíos de Ni Mu se puede ver en la página web de la empresa que es www.carnesnimu.com.ar.