Era una de las tantas cuentas pendientes del Ministerio de Salud de la Nación, sobre todo porque a pesar de la voluntad de muchos fumadores para dejar de una buena vez el hábito del cigarrillo, es necesaria una compañía constante, sólida y con una base médica que acompañe esas ganas. Así es que nació un manual de autoayuda para dejar de fumar. El manual, elaborado por especialistas, tiene como objetivo acompañar a los fumadores en el proceso para dejar el tabaquismo por medio de un método práctico y efectivo para que cada persona cree su propio sistema utilizando ideas y sugerencias de otros que ya lo han logrado.

“Es una herramienta efectiva que brinda, de manera sencilla, los pasos a seguir para liberarse de esta adicción”, explicó Jonatan Konfino, coordinador del Programa Nacional de Control de Tabaco de la cartera sanitaria nacional. “Este contenido viene a dar apoyo a aquellos fumadores que tienen ganas de dejar el cigarrillo y quieren hacerlo sin ayuda profesional, que son la mayoría”, agregó. “Aquí le ofrecemos un método práctico y efectivo para que usted cree su propio sistema utilizando ideas y sugerencias de otras personas que ya lo han logrado. Esto aplicado a todo lo que ya sabe acerca de usted mismo como fumador. Puesto que no hay dos fumadores que sean iguales, es indispensable que pueda conocer en profundidad sus características como fumador, cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles respecto de esta adicción”, dice uno de los párrafos del manual.

También sostiene que quien desea dejar de fumar “no debe desalentarse” si es que no le han dado resultado las recomendaciones que se le han hecho. “La cuestión es si lo ha hecho en el momento apropiado y con la frecuencia necesaria. Así como una medicación necesita que se tome con cierta frecuencia, durante cierto tiempo y en ciertas dosis, los cambios en nuestra conducta (cambios psicológicos) también requieren estas condiciones. Por ello es necesario valorar y sostener cada técnica y consejo que le brindamos”, puntualiza al respecto.

Armar una planilla con el consumo diario de cigarrillos, reforzar los beneficios que se obtendrán al no fumar, calcular el gasto mensual que genera, vivir en ambientes libres de humo, o elegir una fecha clave para dejar son algunas de las recomendaciones proporcionadas por este manual para llevar a cabo una tarea exitosa y deshacerse de esa adicción. Se puede acceder a información de forma gratuita desde la web: www.msal.gov.ar/tabaco.

“Sabemos que el apoyo del entorno, la ansiedad y las recaídas son temas muy importantes para la gente que quiere dejar el tabaquismo por su cuenta, por eso, hemos armado una serie de “tips” que allanarán el camino para atravesar con éxito este desafío”, apuntó Konfino. La actualización del Manual de Autoayuda se complementa con las estrategias que el Ministerio de Salud de la Nación desarrolla para que la población deje de fumar, como son las que se desprenden de lo normado por la Ley Nacional de Control del tabaco, es decir, el funcionamiento de la línea gratuita 0800 999 3040, la capacitación a equipos de salud de todo el país, las campañas de comunicación y promoción de la salud y las advertencias sanitarias en paquetes de cigarrillos, entre otras.

Los resultados de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adultos (EMTA), realizada en Argentina en 2012 por la cartera sanitaria nacional, indican que más de 700.000 argentinos dejaron de fumar desde 2009, año en el que se hizo la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) y que mostraba un 27 por ciento de fumadores. Los datos de 2012 muestran una diferencia muy significativa en relación con los reunidos en 1999 por la Secretaría de Programación para la Lucha de la Drogadicción y la Lucha Contra el Narcotráfico (SEDRONAR), que evidenciaban un 39,8% de fumadores.

En tanto, la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adolescentes realizada en Argentina en 2012 por la cartera que dirige Juan Manzur, mostró que más de 30.000 jóvenes de entre 13 y 15 años dejaron de fumar en los últimos cinco años, lo que representa una reducción del consumo del 24 al 19 por ciento. Además, este estudio registró un incremento en la cesación tabáquica en la población juvenil, ya que 6 de cada 10 jóvenes fumadores intentaron dejar el cigarrillo en el último año.

El Programa Nacional de Control del Tabaco, en vigor desde 2003, tiene la finalidad de prevenir el inicio del hábito de fumar entre niños y adolescentes, proteger a la población de la exposición al humo de tabaco ambiental y promover la cesación del consumo tabáquico.