Fuente: El Día

El sol pega fuerte sobre las hileras de lechugas, cebollas y las plantas de stevia. Zulma Fernández, madre de 5 hijos, ama de casa y flamante quintera las mira satisfecha mientras hace planes para asar unos pollos y compartir algunas de esas verduras con las vecinas que como ella participan de la huerta comunitaria de la parroquia Nuestra Señora de Caacupé, en 5 y 84. Las mujeres, junto a sus hijos, son parte de un programa de economía solidaria lanzado por Cáritas en Villa Elvira (La Plata) que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas humildes y ponderar el valor del trabajo.

Desde el 1° de mayo, momento en el que se bendijeron las tierras que están detrás de la parroquia, hubo varias semanas de lluvia ininterrumpida y algunas heladas, sin embargo el entusiasmo por llevar adelante la siembra fue tal que de a poco fueron despuntando las filas de radicheta, rabanito, achicoria y albahaca, algunas de las plantas que sembraron las 10 familias que trabajan tres veces por semana en esa hectárea.

Hasta el padre Julio Espinoza, párroco de Nuestra Señora de Caacupé, que siempre vivió en departamento se dio el gusto de poner las manos en la tierra: “El proyecto anima muchísimo a la gente y les hace valorar el trabajo”. El sacerdote no es el único horticultor “novato”, Verónica Giola – 37 -, madre de 6 nenes y con dos nietos, confiesa tener “cero experiencia” y asegura que “me encanta venir acá, por ahora son tres veces por semana, pero a medida que haga calor vamos a tener que regar más seguido y en dos turnos”, asegura la mujer.

Verónica Fournier, coordinadora de Ecosol, Economía Social y Solidaria, sostiene que, siguiendo los lineamientos de trabajo de Caritas Argentina, la huerta es una manera de promover el acceso a los derechos, generar trabajo y satisfacer las necesidades de las familias más humildes.

Otra de las figuras clave en el proyecto es la religiosa María Concepción Ramos que, como buena paraguaya, trata de que no se olvide que el nombre de la stevia es en guaraní “kaa ée”, lengua usual en una zona que en gran parte creció gracias a los inmigrantes guaraníes.

Entre el consejo de los que provienen de zonas agrícolas y el conocimiento de Ramiro Taladriz, integrante del programa Pro Huerta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, la quinta va marchando. “Diagramamos el trabajo, una cooperativa de San Juan nos dio las semillas y, pese a momentos críticos como fueron las lluvias, ya se pudo cosechar lechuga, rúcula, perejil, acelga, albahaca, rabanito, puerro, cebolla francesa y tenemos plantines de tomate”, afirma el especialista del INTA que también aclara que toda la producción es orgánica.

Previo a que se lanzara el proyecto se brindaron distintas charlas informativas sobre el correcto manejo de la superficie: preparación del suelo, diferentes cultivos, riego y mantenimiento.

Si bien la iniciativa pretende que la gente se pueda autoabastecer de los productos y si hay excedente, comercializarlo, para muchas mujeres la huerta es también una terapia familiar. Ese es el caso de Analía Rochet -37 -, Edith Imas -58 – y Guillermo Romero -13-, “Mi mamá y mi hijo se prendieron en la huerta y la verdad es que nos hace muy bien, cuando llegamos a casa somos otros, nos da alegría el trabajo”, asegura Analía.

Desde el área se indicó que en el próximo mes se plantarán especies frutales y en noviembre se criarán gallinas ponedoras y pollitos bebé.

Si bien el área cuenta con un fondo de dinero específico proveniente de Caritas Nacional, destinado a sostener en todo el país estas iniciativas, se informó que no son suficientes los recursos para emprender todos los proyectos existentes en la Arquidiócesis de La Plata. A raíz de eso, la Institución informó que se invita a las empresas de distintos rubros a apadrinar las propuestas que esperan financiamiento.

Ecosol, es el programa de Cáritas basado en una economía social y solidaria que defiende el reconocimiento de la persona como fundamento de la acción humana. De acuerdo a lo que se explicó, incluye al conjunto de actividades y organizaciones de carácter comunitario, asociativo, cooperativo para responder a las necesidades de trabajo.

El objetivo es animar y fortalecer a cada parroquia para que desarrollen proyectos de la economía social y solidaria y acompañarlos con fondos comunitarios, capacitaciones y talleres de formación. También se promueven iniciativas de comercialización, bancos de insumos y microcréditos.

Los interesados en solicitar información pueden dirigirse al área de Ecosol que funciona de lunes a viernes de 9 a 15 en calle 4 N°883 entre 49 y 50 o comunicarse al 421-9800 o al e-mail: ecosol@caritaslaplata.org.