Por Gustavo Hierro

Según los técnicos del INTA Cuenca, los cultivos de maíz y sorgo destinados para cosecha de grano suelen ser utilizados para alimentación de ganado durante condiciones de sequía y cuando se prevén bajos rendimientos. “En muchos casos, es conveniente utilizar rápidamente estos cultivos durante el verano para poder realizar siembras tempranas de verdeos de invierno que cubrirán la falta de reservas durante el invierno”, recuerdan desde la terminal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

El pastoreo directo es una de las formas más convenientes para utilizar aquellos cultivos muy dañados por la sequía, especialmente los que presentan un bajo rendimiento de materia seca que impiden la confección de henos o silajes por altos costos. En los sorgos forrajeros el pastoreo anticipado de hojas dañadas suele ser una opción para reducir el estrés de la planta.

La confección de heno es una alternativa que se utiliza cuando el costo del silaje resulta muy alto. La calidad del material enrollado suele ser un 10 por ciento inferior que la del silaje. Sin embargo, al respecto, los técnicos de la Estación Experimental del INTA Cuenca del Salado señalan que “se requiere un tiempo de preoreo en la andana importante y no se recomienda hacerlo cuando el maíz tiene la espiga formada”. El alto contenido de humedad del tallo suele ser una limitante para el secado en la andana y el uso de acondicionadores es indispensable para reducir el tiempo de secado.

La confección de silaje es la alternativa que permite lograr reservas forrajeras manteniendo una mejor calidad nutricional. Su limitante suele ser el costo, advierten los referentes del INTA, ya que “está muy ligado al rendimiento de materia seca”. Al momento de realizar silajes de cultivos, “el rango de humedad recomendable es el mismo que para cultivos en condiciones ideales (30 a 40%)”.

Durante una sequía las plantas pueden parecer muy secas, sin embargo el tallo puede contener una alta proporción de humedad. Por lo tanto “es muy importante determinar el contenido de humedad de la planta mediante secado en estufa o microondas”. La línea de leche y la humedad del grano no son buenos indicadores del contenido de materia seca. Valores inferiores al 30% pueden resultar en una fermentación indeseable y altas pérdidas de nutrientes por filtración, por el contrario, contenidos de materia seca superiores al 40% pueden resultar en una baja indispensable la aplicación de inoculantes ya que la planta si bien puede no contener granos tiene la suficiente cantidad de azucares y existe suficiente cantidad de bacterias como para lograr una adecuada fermentación.