En estas noches de calor extremo, donde la humedad ahoga el aire y hace pesar la atmósfera, es fácil tomar la decisión de elegir un postre tras la cena. El helado gana la batalla en la guerra de las predilecciones del paladar acalorado. Pero es cierto el dicho de que todo lo que gusta engorda. Por eso, diseñado para refrescar y comer sin culpa, te tiramos una opción ideal para no extrañar ese gusto: el helado de té.

Ingredientes para 4 personas.

¼ litro de infusión de blend de té de tu preferencia, cargado; 1 cucharadita de ralladura de limón y el jugo de 1 limón (no agregar si el blend contiene chocolate) 1 sobre de 7 gramos de gelatina sin sabor; 2 yemas de huevo; 2 claras de huevo; 200 g de queso crema; 50 g de azúcar.

Preparalo así:

Mezclar la infusión de té ya tibia o fría con la ralladura de limón, el zumo del propio limón, la gelatina sin sabor remojada en agua fría y las yemas batidas, pero con cuidado de que no se cuajen. Dejar enfriar. Agregar el queso crema y endulzar con el azúcar. Batir las claras a punto nieve bien firme y añadir poco a poco a la preparación de té mezclando con la espátula. Verter en cubeteras para helado y dejar enfriar en el congelador durante media hora. Sacar del congelador; remover para que no se cristalice y quede un helado más cremoso. Introducir nuevamente en el congelador hasta que se congele totalmente.

¿Qué variedad elijo?

Chinese Green Tea: té verde proveniente de China con pétalos de jazmín y rosa. ¡Fresco!

Chocolate Temptation Special: té rojo, cascarilla de cacao, caléndula, canela, vainilla y clavo de olor. Intenso.

Blueberry Dreams: Cascarilla y frutos de rosa mosqueta, cáscara de naranja, hibisco, arándanos, anís estrellado, manzana. Impactante.

 

Delhi Tea se encuentra disponible en las mejores tiendas retail  y también para realizar compra online en:www.tiendavida.com.ar