Chef: Aníbal Contreras. La Vicuñita. Susques, Jujuy. (0388)4221800 / En facebook: lavicuñitasusques

 

   
Ingredientes:

6 choclos frescos, una cebolla mediana, sal, albahaca, azucar, queso de mesa 500 grs cortados en bastones.

 

Preparación:

 

Cortar con un cuchillo la parte inferior y superior del choclo (con este corte logramos que las chalas del choclo salgan con un borde regular para luego disponer en dos mitades.

 

Sacar con cuidado cada hoja de chala. Superponer las partes mas anchas de dos chalas y reservar. Repetir la operación con todas las chalas.

 

Las humitas se atan con tiras hechas con las chalas que van pegadas a los granos de maíz. Para hacer las tiras se deben cortar las chalas de la parte más ancha, cada 3cm. Luego se anuda en la parte superior y desde la parte inferior se la divide en dos hasta el extremo del nudo. Repetir la operación según la cantidad de humitas a procesar.

 

Desgranar los choclos con cuchillo. Luego pasar por una moledora agregrando la albahaca. Reservar la pasta que se obtuvo. Por otra parte cortamos las cebollas en cubos pequeños, y las freímos en aceite o manteca (cantidad necesaria) hasta que esté cristalina. Agregar a la pasta reservada.

 

Salar a gusto, con esta pasta se pueden obtener humitas dulces o saldas. Si la quiere salada, una cucharilla o 10 gramos de sal. Si la prefiere dulce, una pizca de sal y 6 cucharadas de azúcar.

 

Mezclar todo muy bien para obtener la pasta.

 

Armado de Humitas:

 

Entre dos partes anchas de chala se coloca una rebanada de queso y dos cucharadas colmadas de la pasta. Se envuelve el contenido y se ata con tiras de chala. En un recipiente se colocan los marlos que flotan, se agrega agua hirviendo hasta cubrirlos. Luego colocar las humitas sobre los marlos para que se cocinen al vapor. Es importante que sea a fuego mínimo manteniendo el nivel del agua, durante aproximadamente una hora y cuarto, hasta que la chala esté de color amarillo.

Secreto de cocina:

 

En la Puna, cada familia tiene su propia receta para preparar la humita. Se van pasando de generación en generación. Si se tiene poco choclo, se le puede agregar zapallo, para dar más consistencia. Los tucumanos la preparan sin chala, a la olla.