Como medida de precaución y luego de las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Ministerio de Salud de la Nación distribuyó a través de la dirección de Epidemiología un documento con información técnica preventiva sobre la fiebre Chikungunya, enfermedad transmitida por mosquitos de la que se detectaron casos importados en nueve países americanos, entre ellos Brasil, Chile y Paraguay, luego de su propagación por Centroamérica y el Caribe.

La fiebre Chikungunya (CHIK) es transmitida por las mismas especies involucradas en la transmisión del dengue y en general los síntomas se extienden por entre cinco y siete días con dolores articulares frecuentes y graves, a menudo causantes de incapacidad. En raras ocasiones pone en peligro la vida de quien la padece y no hay un tratamiento específico pero se pueden utilizar analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos para reducir el dolor y la tumefacción.

“Conocemos el comportamiento de este virus, cómo se está desplazando desde Centroamérica hacia el sur y por eso estamos preparándonos para cualquier contingencia en nuestro país”, dijo el viceministro de Salud de la Nación, Jaime Lazovski, quien puso de relieve la importancia de “articular esfuerzos con las áreas de epidemiología de todas las provincias para afinar la vigilancia y ultimar los aspectos preventivos”.

Ante un síntoma de fiebre inespecífico, y más aun si la persona estuvo en países donde está circulando el virus, debe consultar al médico. Aunque la temperatura en muchas regiones del país impide el desarrollo de los mosquitos es importante no dejar recipientes a la intemperie que puedan contener agua para evitar su proliferación.

“Las provincias tienen la capacidad de diagnóstico necesaria ante la sospecha de casos de personas que presenten los síntomas y provengan de países en donde circula el virus. En esos casos, es fundamental determinar el nexo epidemiológico. Y como medida precautoria, la comunidad debe tener los mismos recaudos que para el dengue”, sostuvo el viceministro.

La fiebre Chikungunya ha afectado a millones de personas y sigue causando epidemias en muchos países. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) indicó que hasta comienzos de julio se han registrado casos autóctonos en El Salvador, República Dominicana y Puerto Rico, entre otros países centroamericanos. con un total de 302.081 casos sospechosos y 4.756 casos acumulados en el período 2013-2014.  

En Argentina, desde 2009, se realizaron diferentes actividades de preparación de la vigilancia para la potencial emergencia de la aparición de este virus en el territorio nacional. Además, el laboratorio argentino participó  en la elaboración del documento “Preparación y respuesta ante la introducción del virus Chikungunya en las Américas”, difundido por la OPS en 2011.