El Zoo de Buenos Aires y el Banco de Bosques rugen bien fuerte para evitar la extinción del yaguareté. Juntos iniciaron una campaña de concientización nacional bautizada “Pintá tu mancha, sumate por los últimos 200 yaguaretés de la Argentina”.

Para ello, un taller de arte, en la antigua felinera del Zoo porteño, cobró vida con cientos de voluntarios junto al artista plástico Javier Goldschtein. Todos juntos realizan los 200 yaguaretés (adultos y cachorros comunes y melánicos), con acabado realista, que serán expuestos el 29 de abril del 2015 con motivo del Día de Animal en el Obelisco logrando así #elgranrugido del Rey de nuestros bosques de la Argentina. Hoy, celebramos con alegría el compromiso de tener la mitad del trabajo realizado con nuestro yaguareté número 100. “La situación del yaguareté (panthera onca) en nuestro país es alarmante”, afirma Emiliano Ezcurra, Director de Banco de Bosques.

“Trabajamos desde la educación y la investigación para conservar esta especie tan valiosa. Para ello, llevamos adelante el Registro Genealógico Latinoamericano para la especie, investigamos técnicas de reproducción asistida y desarrollamos un Banco de Recursos Genéticos con material biológico congelado y que se mantiene con vida de esta y otras especies autóctonas en peligro. Ese Banco de Recursos Genéticos es un resguardo de diversidad para las generaciones futuras. Una vez que logremos frenar la destrucción del ambiente del yaguareté, gracias a estos reservorios, podremos ayudar a la recuperación de la especie”, cuenta Adrián Sestelo, Director del Laboratorio de Biotecnología Reproductiv del Zoológico de Buenos Aires.

El yaguareté, en serio peligro de extinción

El yaguareté, el felino más grande de América y el tercero en corpulencia a escala mundial (después del tigre de bengala y el león), se encuentra actualmente en estado crítico. Hasta principios del siglo XX tenía una distribución muy amplia: habitaba desde el sur de Estados Unidos hasta la Patagonia Argentina. Hoy, solamente ocupa entre un 10 y un 15 por ciento de aquella distribución original. En la Argentina, se estima que quedan menos de 200 en las provincias de Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta y Santiago del Estero.

La pérdida de su ambiente natural (selva y bosque) por la deforestación, los conflictos con animales domésticos y su caza ilegal son las principales amenazas. Hasta fines de 1800 se lo reportaba como abundante en el Delta del Paraná, e incluso la localidad bonaerense de Tigre debe su nombre al Yaguareté, también conocido como Tigre Americano. Prueba de su fama aguerrida resulta la elección de su figura para simbolizar la fortaleza del equipo nacional de rugby “Los Pumas”, que tiene en el escudo de sus camisetas un yaguareté. Un periodista sudafricano confundió a las fieras durante la gira que el seleccionado hizo en 1965 y el apodo equivocado quedó para siempre.