Las composteras domésticas son recipientes que permiten convertir residuos orgánicos en compost y pueden estar confeccionadas en madera, metal, plástico o materiales mixtos. La utilización de estos dispositivos se ha extendido en la sociedad, en respuesta a una mayor conciencia sobre la problemática de los residuos y la necesidad de disminuirlos o reciclarlos

La práctica histórica de valorizar los residuos orgánicos a través de compostaje hogareño se viene expandiendo y consolidando. Así lo demuestran numerosos emprendimientos que han surgido en los últimos años en el país, que ofrecen servicios de asesoramiento a instituciones y empresas, y además fabrican y comercializan composteras. Desde el año 2014, el Centro Regional Córdoba del INTI puso en marcha un banco de pruebas para ensayar las composteras domésticas de siete fabricantes nacionales. Durante un año, técnicos evaluaron su funcionamiento e identificaron en cada caso sugerencias de mejora.

La atención estuvo puesta en la durabilidad de los materiales, la optimización de la aislación, la practicidad en el manejo del proceso, los mecanismos de retiro del compost y otros factores de interés para fabricantes y consumidores. Las composteras son artefactos simples pero que necesitan estar bien diseñados, para que no sean costosas de construir y mantener, cumplan su función, y tengan una mayor durabilidad, como el caso de la Compostera Urbana.

Por otro lado, se analizó el estado del arte del producto “compostera” en el país y de emprendedores en particular que se dedican a fabricarlo. Una de las características comunes que se identificó entre las empresas analizadas fue la intención de crear conciencia en torno a la generación de residuos. Sin embargo, para tener llegada a sus clientes se detectaron distintas estrategias a mejorar: el precio, la facilidad de uso y el desempeño.

Tanto el banco de pruebas, como el diagnóstico de diseño, se realizaron en el marco del Proyecto de Asistencia en Compostaje Domiciliario que el INTI viene sosteniendo desde hace ya más de cinco años, y con el apoyo del Programa Desarrollo de Tecnologías para RSU del INTI.

El trabajo se alinea en el interés compartido, entre un emergente grupo de emprendedores nacionales y el INTI, en trabajar en conjunto para transformar los saberes en innovaciones, articulando el sistema tecnológico, productivo y socioambiental.