Hace alrededor de tres meses la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu tomó posesión de una parcela del lago Mascardi, el hecho derivó en el desalojo de manos de Gendarmería y la muerte del joven mapuche Rafael Nahuel. En las últimas horas, un predio que está a pocos metros de la Ruta 40 en Villa Mascardi volvió a ser tomado por un grupo de mapuches. La tensión vuelve a la patagonia.

Según informa el Diario Río Negro, se trata de cinco hectáreas propiedad de la familia Juan Grehan, de profunda vinculación con la zona de Villa Mascardi. “El terreno está ocupado“, reconoció Grehan, quien se presentará ante la Fiscalía General de Bariloche a hacer la denuncia. Pusieron carteles en el terreno que dicen ‘no pasar, territorio mapuche’, con la inscripción LKM que no se qué significa”, reconoció el propietario. Su familia es de las primeras que se afincaron en los alrededores del lago Mascardi.

“Ya tenemos el antecedente de la toma del terreno vecino, el hermano del propietario se encontraba recorriendo el lote, junto a su esposa, y al llegar a la zona de la casa, dos personas aparecieron del bosque y les advirtieron que tenían que irse porque era un territorio sagrado”, comentó al medio rionegrino, Carlos Maison, vecino de la propiedad usurpada de Villa Mascardi.

“La tranquera del terreno estaba deteriorada, había sigo tapada con ramas habían colocado varios carteles, cerraron el frente de manera muy rudimentaria. Además, pusieron cinta roja y blanca por todos lados”, relató el vecino. Villa Mascardi se encuentra a orillas del lago homónimo dentro del Parque Nacional Nahuel Huapí. Se trata de una población rural de menos de 100 habitantes, con dos hoteles abandonados y dos en actividad, más una estación de servicio.

Varias comunidades mapuches se hallan integradas, algunas administran un camping en la parte del norte el lago. Entre ellos hay diferentes facciones que se diferencian en el modo de actuar, los mapuches que reinvindican estas tierras ancestrales cuestionan a sus hermanos que trabajan estas tierras con emprendimientos turísticos.

Esta nueva toma fue denunciada por vecinos de la Villa, “continuaremos pidiendo justicia”, argumentan. El terreno tomado tiene una casa que fue incendiada en el año 2015. El hecho de la ocupación remite directamente al último episodio de similares características que terminó con la muerte del joven mapuche Rafael Nachuel, en un enfrentamiento con la Gendarmería Nacional. Las tomas de tierras por comunidades mapuches se fundamentan en su pedido de reinvindicación de tierras ancestrales y sagradas. Se espera que esta toma tenga un desenlace pacífico.