La comunidad Qom de Pampa del Indio, Chaco, logró recuperar los suelos que habían quedado inutilizados por el uso excesivo de agrotóxicos y volvió a cultivar algodón orgánico después de 15 años, para proveer a una empresa de ropa que comercializa exclusivamente productos orgánicos.

Desde hacía 15 años las tierras habían quedado inutilizadas. La fumigación aérea de los campos vecinos y la plaga del picudo algodonero, impidieron continuar con esta fuente ancestral de trabajo a las 300 familias que forman esta comunidad. “Conozco el trabajo, me lo enseñaron mi abuelo, mi padre y mis hermanos. Sembrábamos tres o cuatro hectáreas y vivíamos de eso”, comentó el cacique Santos López, quien fue el principal contacto para poner en marcha el proyecto.

La primera siembra de algodón orgánico se realizó en septiembre del año pasado en dos hectáreas. Participaron cinco familias y en marzo de este año ya cultivaron 800 kilos de algodón.

Stay True es la firma que impulsó este proyecto con el objetivo de dejar de importar el algodón orgánico de Perú para producir sus remeras. Asimismo, el proyecto en Pampa del Indio trajo otros beneficios; mediante un modelo “biodinámico” de agricultura y con la asistencia del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), los suelos de esta comunidad ya comenzaron a regenerarse.

El modelo biodinámico se basa en que cada granja tiene que ser autosustentable, es decir lograr controlar las plagas sin agroquímicos que dañen el ambiente. “Además de la rotación de cultivos y el uso de animales para generar humedad, trabajamos con compost y combatimos las plagas con preparados que no contienen químicos“, contó Martín Alonso de dicha marca, quien destacó la importancia de que la semilla utilizada no fue modificada genéticamente.

Como resultado, se obtiene una granja sustentable y un producto de calidad cuyo proceso de producción no generó daños en el ambiente. Las plantaciones de Campo Medina son actualmente “las únicas que producen algodón orgánico en Argentina”, aseguró Alonso.

En la segunda siembra, programada para septiembre próximo, el proyecto crecerá: se utilizarán tres hectáreas y participarán 12 familias; la temporada de cosecha será en marzo de 2018.

El proyecto cumple con las premisas del comercio justo, ya que de la venta del algodón, “se paga una prima extra del 10 por ciento del valor final al productor primario, la comunidad recibe esta suma a través de un Concejo que decide cómo destinar el dinero a mejoras que alcanzan a todas las familias”, contó Alonso.

“El consumidor que recibe nuestras remeras está cuidando medio ambiente y hace una compra que tiene un impacto social positivo a través del mercado. La industria de la moda es una de las más contaminantes, usa el 30 por ciento de los pesticidas disponibles a nivel mundial“, afirmó Alonso.

Además, con el avance del proyecto, las tierras de Campo Medina recibirán un certificado de terreno orgánico, lo que da un valor agregado a todo lo que allí produzcan.

Conocé otros proyectos que producen ropa con algodón orgánico en nuestro país:

Moda ética, para vestirnos a conciencia con HG

Argentina tendrá algodón orgánico en 2018 con Verde Textil