El objetivo del reclamo es la defensa del agua y del territorio que se ve amenazada por los proyectos extractivistas de minería de litio y minería a cielo abierto impulsados por el gobierno local.

Las comunidades exigen retirar las autorizaciones de las empresas que actualmente están explorando en la región y anular el concurso que está realizando el gobierno para entregar el territorio de Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc para la explotación de litio porque “peligra la vida de sus familias y de todas sus generaciones”.

Las comunidades marcharon por más de 20 cuadras, desde al acceso norte a la ciudad hasta la Casa de Gobierno provincial. “Se violan derechos territoriales, la autodeterminación de nuestros pueblos. Pretenden destruir a nuestra Pachamama que hipócritamente dicen cuidar, violando también el derecho ambiental, se pudo escuchar a través de un altavoz con el que integrantes de los pueblos llamaban a la población a adherir al reclamo.

En tanto, aseguraron que “el agua vale más que el oro y el litio” y que “la vida de los pueblos depende del agua que hoy está almacenada en las montañas y en las lagunas de la Puna, las cuales se intentan destruir” en medio de un “grave atropello”.

La jornada de protesta fue parte de un plan de lucha iniciado hace más de cuatro meses, por el que las comunidades se agruparon para realizar acciones de reclamo, concretando distintas medidas, entre ellas cortes de rutas que no descartan volver a realizar.