Nuevamente la avaricia extractivista se hace presente, esta vez en el Departamento Catan Líl, en Neuquén, tierras en donde se asienta la comunidad mapuche Cayupán. Allí la empresa Southern Cooper (de origen peruano y capitales mexicanos) quiere hacer un emprendimiento minero para extraer cobre. Los jefes de la comunidad le piden al gobierno que no permita este proyecto.

En una conferencia de prensa, los referentes de la comunidad Cayupán, Ivan Salazar y Liliana Rams, quienes estuvieron acompañados por su abogado el Dr. Ramón Zuñiga comunicaron que se expresan en total desacuerdo con la instalación de la mina. “Pretenden hacer esta explotación en territorio indígena y nos vemos perjudicado por la contaminación del agua, del medio ambiente. Nunca fuimos consultados ni por la empresa Southern Cooper para hacer este proyecto, ni por el gobierno y por eso han vulnerado nuestros derechos“, expresaron.

Liliana Rams vive a tan sólo diez kilómetros del lugar elegido por Southern Cooper para realizar la mina. La empresa es una de las mayores productoras de cobre en el mundo. En el último trimestre de este año sus ganancias a nivel internacional repuntaron un 58% con una ganancia neta de casi 350 millones de dólares

El letrado que representa a la comunidad mapuche señaló que “las comunidades nunca fueron consultadas en este proyecto y por eso hay una clara violación a la normativa indígena vigente”, lo que está expresado en “la normativa internacional y nacional por el Convenio 169 de la OIT de la consulta previa a las comunidades

“Lo único que están reclamando es la aplicación de sus derechos y solicitar de manera pacífica al gobierno de Neuquén que se los respete como Pueblos Indígenas”, concluyó Zuñiga, resumiendo lo que pretenden todos los pueblos que se ven acechados por la amenaza minera.