Miembros de una comunidad originaria de Corral Blanco (Catamarca) se trasladaron a la ciudad cabecera del Distrito de Belén para denunciar que un grupo de personas entraron en sus tierras y las están comenzando a alambrar con el argumento de que esos territorios no les pertenecen.

Corral Blanco es una zona que está a 15 kilómetros de Laguna Blanca. 200 familias originarias viven allí desde tiempos ancestrales. Hace unos días atrás, miembros de esta comunidad vieron cómo personas que responden a la familia Pachao, quienes son propietarios de enormes extensiones de tierras, comenzaron a alambrar zona que están dentro de los territorios indígenas.

No es la primera vez que sucede esto. En abril nueve comunidades de la zona de Laguna Blanca denunciaron atropellados similares en sus tierras. En aquella oportunidad se hizo una Asamblea con representantes de todas las comunidades afectadas y elaboraron un petitorio. Cabe destacar, que muchas de estas comunidades, en su mayoría dieguitas, tienen personería jurídica y están reconocidas por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

 “Solicitamos la solidaridad de la sociedad en su conjunto debido a la usurpación del territorio comunitario que están sufriendo los comuneros de las Comunidades Indígenas de Corral Blanco y de Aguas Calientes. Repudiamos todos los actos violentos e intimidatorios que sufren los miembros de nuestras comunidades y hacemos responsable a todos los organismos estatales competentes de todos los despojos y abusos, particularmente al Poder Judicial, que puedan sufrir las propiedades de nuestros comuneros. Solicitamos la urgente intervención estatal para que garanticen el cumplimiento de nuestros derechos establecidos en la Constitución Nacional (Art.75, inciso 17).

“Nos declaramos en estado de alerta y movilización, y por la Pachamama, por nosotros, nuestros ancestros y por nuestros hijos, defenderemos hasta las últimas consecuencias los territorios donde convivimos desde tiempos inmemoriales”, se expresaban de esta manera en abril estos pueblos que ahora en octubre deben pasar por la misma situación. Así como entonces, nadie les ha dado una solución a sus reclamos.

Esta semana, representantes de las familias de Cerro Blanco fueron recibidos por Luisa Moreno, Directora del INADI, quien recepcionó el reclamo y prometió ocuparse del tema. Igual que abril, para los pueblos originarios, la sombra de las familias terratenientes de la provincia avanza sobre sus tierras.