Una caja de zapatos, vasitos descartables, palitos de brochete o de los copos de algodón, trozos de alambre, de algodón, hilo, pegamentos, clips, una regla y un termómetro son algunos de los elementos con los que alumnos y docentes de Paraná crearon una estación meteorológica.

Así, lograron “calcular la velocidad del viento, la dirección, medir la humedad relativa del ambiente, la temperatura ambiental, la presión atmosférica, y se le incorpora un pluviómetro para medir la cantidad de lluvia caída“.

Se trata de un taller en el que participan 80 alumnos y unos 30 profesores. Baltasar Llobet, docente de Electrónica del establecimiento, detalló que la estación meteorológica fue creada “con cosas que uno tira a la basura” como “cartón, botellas descartables, vasos, globos, algodón, un trozo de alambre“, entre otros.

La estación meteorológica permite medir la humedad, la diferencia de sensación térmica y temperatura ambiental, la velocidad y dirección del viento y la presión atmosférica del ambiente.

El docente explicó que la idea surgió de un grupo de docentes para incentivar a los chicos en el aula, y comenzó en 2011, pero se fue perfeccionando y mejorando. Cerca de 80 estudiantes de primero a cuarto año y unos 30 profesores de informática, geografía y física, entre otras disciplinas participan del taller de meteorología.