El estudio de laboratorio sienta bases para el uso de métodos económicos y amigables con el ambiente: “Nuestro avance demuestra que es posible desarrollar alternativas ecológicas a los fungicidas sintéticos, cuyo empleo habitual puede provocar el desarrollo de resistencia y acarrea riesgo potencial para la salud humana y el ambiente”, afirmó Silvia Raffellini, una de las directoras del estudio y profesora asociada e investigadora del Departamento de Tecnología de la Universidad Nacional de Luján.

Raffellini y sus colegas se centraron en el estudio de la aplicación de agentes de conservación relativamente noveles o alternativos para la descontaminación superficial de frutas frescas y mínimamente procesadas, incluyendo pulsos de luz, ozono y antimicrobianos naturales.

Así, observaron que tratando Botrytis cinerea con pulsaciones de luz, en solo 40 segundos la población microbiana se redujo en un 99,97%.Y cuando estos tratamientos se aplicaron a frutillas contaminadas, logramos reducir y retrasar significativamente la incidencia del deterioro producido por el patógeno”, señaló la doctora Paula Luisina Gómez, también directora del estudio e investigadora adjunta del CONICET en el Departamento de Industrias de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

La técnica se basa en pulsos de luz de alta intensidad de longitudes de onda entre los 200 y 1100 nanómetros, abarcando las regiones ultravioleta, visible e infrarrojo cercano del espectro electromagnético y muy corta duración (tres pulsos por segundo).

“Estos pulsos de luz de alta intensidad son los que provocan la inactivación de los microorganismos, lo que podría deberse a efectos fototérmicos y/o fotoquímicos, como por ejemplo, daños reversibles en ácidos nucleicos y también daños estructurales en las células del hongo”, afirmó Raffellini, también integrante como investigadora externa del grupo de trabajo de Tecnologías Emergentes del Departamento de Industrias de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, que funciona en el marco del Instituto de Tecnología de Alimentos y Procesos Químicos (ITAPROQ) de la UBA y del CONICET.

Las principales ventajas del método son la rapidez del tratamiento y que no deja residuos químicos que pueden afectar al consumidor o al ambiente, subrayó Raffellini. Y agregó que “el costo energético de la técnica no es elevado, es de fácil instalación en líneas de procesamiento o de empaque, y es adaptable a distintas escalas de trabajo, desde el laboratorio hasta equipos de producción”.

Del trabajo también participaron Angela Romero Bernal y Eunice Contigiani, Stella Maris Alzamora y Héctor Lucas González.

Fuente: Agencia CyTA-Leloir