Por Leandro Vesco

Mendoza, que se proclama dueña del rio interprovincial Atuel, está llenando sus represas y embalses y el agua excedente la está soltando sin consultar a La Pampa, que de no tener cauce en el río ahora deberá afrontar la posibilidad de una inundación en los pueblos que atraviesa el hasta hace algunos días atrás rio seco Atuel. Hay dos pueblos del oeste pampeano que tienen serias posibilidades de quedar bajo agua.

El conflicto por el rio Atuel tiene casi un siglo de historia, es una cuenca que comparten Mendoza con La Pampa, y que durante mucho tiempo aseguró a la segunda una natural humedad para que todo el noroeste provincial recibiera agua que permitió la producción y el desarrollo de la vida. En el año 1917 La Pampa era un territorio nacional que hasta hace muy poco tiempo había sido dominado por el Ejército Nacional, en cambio Mendoza era ya una provincia consolidada historica y administrativamente, con muchos apellidos ilustres que tenían contactos en Buenos Aires, desde aquel entonces Mendoza se reconocidó dueña del rio y con ayuda de represas y embalses fue cortando el cauce del Atuel hasta dejar a La Pampa con un hilo de agua, provocando la desertificación de una inmensa región. Sin agua, se modificó el medio ambiente y muchos pueblos desaparecieron, corridos por la seca.

Este jueves Mendoza, sin consultar nuevamente a La Pampa hizo una suelta de agua que encendió la alarma. El Comité de Crisis del Río Atuel, dependiente de La Pampa, se reunió para evaluar los riesgos de esta masiva entrada de agua. El Secretario de Recusos Hídricos, Javier Schlegel explicó que el caudal que ahora se ve en el río tiene su origen en la apertura de las compuertas del dique Rincón del Indio, pero que a su vez tiene aguas arriba dos embalses muy grandes como son los Complejos Los Nihuiles y Valle Grande. “Se prevé que a mediados de Julio se llenen las represas y el caudal se intensifique, generando inundaciones en el oeste de la provincia

Los pueblos que se verían afectos son Algarrobo del Águila y Santa Isabel. Junto a Vialidad Provincial harán un recorrido por estas localidades para intensificar trabajos de alteos y defensas, aunque no descartan que deban evacuar a las familias que vivan cerca de la orilla del Atuel. Estas poblaciones hace décadas que no ven agua en este río que ahora se muestra amenazante. 

Cuando se llenen las represas todo el caudal va a escurrir hacia el territorio pampeano, de no tener río vamos a estar recibiendo más de 30 metros cúbicos por segundo, vamos a tener serias complicaciones porque no estamos preparados para ese caudal“, indicó Schlegel quien explicó que “toda represa se construye con las compuertas para dejar pasar el agua, pero a la vez incluyen vertederos para que cuando la presa se llene, no haya problemas estrucurtales. Entonces, el agua que pasa por estos vertederos, no se puede controlar, ahí directamnte lo que entra sale hacia el cauce aguas abajo

A raíz de esta suelta inconsulta de agua que pone en peligro a dos pueblos pampeanos, el Gobernador de esta Provincia, Carlos Verna le envió una carta al Ministro del Interior de la Nación Rogelio Frigerio para acelerar la creación de un Comité de Cuenca Interprovincial, instancia que viene reclamando toda la sociedad pampeana desde hace décadas. En 1987 la Corte Suprema de Justicia ordenó a Mendoza a asegurar un caudal fluvioecológico para de esta manera devolver a La Pampa la posibilidad de tener un río entorno al cual poder desarollar proyectos productivos, y fundamntalmente para que los pueblos puedan tener agua para vivir. En el 2008 se le volvió a exijir a Mendoza que deje de usar el agua del Atuel para propio beneficio. Una y otra vez la provincia cuyana se ha negado a discutir la soberanía del río, cuya ausencia ha provocado daños ambientales y ecológicos graves en el oeste pampeano, cuyos habitantes han recibido por la ley el trato de refugiados ambientales.