Los pacientes con Covid-19 pueden presentar una congestión conjuntival anormal tipo conjuntivitis y, en otros casos, una conjuntivitis folicular similar a las patologías virales”, indicó el médico y oftalmólogo santafesino Víctor Reviglio, docente e investigador de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Católica de Córdoba (UCC) y Director del Instituto de la Visión Cerro del Sanatorio Allende, Ciudad de Córdoba.

En un editorial publicado en la revista internacional “Medical Hypothesis, Discovery & Innovation in Ophthalmology”, Reviglio y colegas de Argentina y Estados Unidos indicaron recomendaciones a la comunidad oftalmológica mundial sobre los cuidados a tomar y sobre el rol esencial de esta disciplina en el diagnóstico y control del coronavirus.

Si el paciente presenta síntomas de conjuntivitis en conjunto con fiebre o tos, con o sin síntomas respiratorios manifiestos, es altamente probable que sea portador del COVID-19 y debe comunicarse o dirigirse al área de recepción general de pacientes con sospecha de esa enfermedad, nunca ir directamente a un centro monovalente o servicio de oftalmología”, señaló Reviglio, quien estudió oftalmología en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

La relación de la oftalmología con el Coronavirus no es nueva. El oftalmólogo chino Li Wenliang, el primero en informar al público sobre la epidemia de neumonía por coronavirus, murió de forma fulminante después de atender a un paciente infectado que concurrió al control oftalmológico por glaucoma.

Después de ese caso, la Academia Americana de Oftalmología (AAO) alertó en un comunicado sobre la nueva pandemia y los riesgos asociados a la práctica oftalmológica.Actualmente, la AAO sugiere solo la atención de pacientes de urgencias oftalmológicas. Se están implementado videoconferencias o consultas telefónicas”, explicó Reviglio.

Pero si la consulta de urgencia debe ser personal, la AAO sugiere que los profesionales utilicen equipos o vestimenta de protección, tales como lentes o mascara de acrílico, barbijo (en paciente sospechoso o infectado, barbijo N95) y batas descartables.

La Sociedad Argentina de Oftalmología, en tanto, recomendó a la comunidad de profesionales que traten de mantener las salas de espera con la menor cantidad de pacientes posibles, que traten de postergar todas aquellas consultas que no impliquen cierta urgencia, y que desde el ingreso realicen un triaje infectológico con secretarias y administrativos que ayude a detectar casos sospechosos de Covid-19.

La Sociedad Española de Oftalmología, por su parte, advirtió en un documento que Covid-19 puede ser transmisible por secreción conjuntival en pacientes con conjuntivitis, y que esta manifestación puede presentarse en casi el 1% de los pacientes con la enfermedad.

Reviglio insistió que todos los controles oftalmológicos deben realizarse con las máximas medidas de bioseguridad para “evitar los posibles contagios de pacientes y personal de salud interviniente, ya que estudios recientes demuestran la posibilidad de sobrevida del virus en diferentes superficies durante horas o días”, exhortó.

Fuente: Agencia CyTA-Fundación Leloir