Fotos: Bruno Bertagna

 

La Ruta del Queso, en Suipacha, Ruta 5 km 126, es una parada técnica en todas las giras de El Federal. VIDEO

 

“Bienvenidos”, dice Nicolás Alessandro, tal vez un poco sorprendido por la puntualidad de El Federal. Nicolás es el coordinador de la Ruta del Queso.

 

Al toque.

El boca en boca funcionó, son las 10 de la mañana y las indicaciones eran simples. Saliendo a la hora apropiada desde Capital, después de una hora cuarenta y cinco de viaje, se llega a Suipacha. Casi todo el camino es por autopista.

 

Una de las 3 cuencas lácteas más importantes del país.

 

Queda claro que Marta Visco, dueña de Quesos de Suipacha, tiene pasión por la actividad lechera.

 

En su almacén se venden todas las delicias gourmet que se elaboran en la zona. Los estantes de madera están repletos con todo tipo de quesos (la variedad es impresionante), de las paredes cuelgan bondiolas y chorizos, hay dulces, conservas.

 

En unas heladeras tienen leche fresca, otros quesos, también yogures. Hay de todo. “Pero antes de elegir, mejor ver y aprender”.

 

Marta cuenta que existen tres cuencas lecheras históricas en Argentina: una en Córdoba, otra en el sur de Santa Fé y otra en la provincia de Buenos Aires, que no por casualidad, queda en Suipacha. “Nuestra tradición empieza con los primeros pobladores vascos que ocuparon zonas rurales y se dedicaron a lo que sabían hacer: la lechería”.

 

Mejores de Sudamérica.

 

Marta es la Coordinadora general de la Fiesta Provincial de la Lechería, un evento para especialistas. Los quesos de la región triunfan en los concursos más importantes de Latinoamérica.

 

Con unos 80 tambos que permanecen activos, es el referente lechero de la provincia. Una curiosidad: han firmado un convenio con Nueva Helvecia, del Departamento de Colonia en Uruguay (su hermana del otro lado del río) para intercambiar conocimientos y tecnología láctea.

 

Entre café y tortas, Marta y Nicolás confiesan que su queso favorito es el inspirado en la región de Reblochon, que le da denominación de origen en Francia. 

 

Recuerdos de infancia.

 

Pocos minutos más tarde, Nicolás estaciona el auto enfrente a la fábrica de Fermier (en francés se pronuncia Fermié). Daniel Rigabert, su propietario, viene realizando desde hace años, valiosos intercambios con Francia, la cuna mundial de la quesería.

 

La construcción es atractiva y en la parte de atrás funciona el tambo. El olor a campo es casi tan rico como el de los quesos. “Muchos que llegan se emocionan por recuerdos de infancia”.

 

Nicolás es licenciado en Educación física y sabe manejar grupos por su experiencia en el club de fútbol local. Es el guía perfecto.

 

¿Cómo visitar la Ruta del Queso?
 

La Ruta del queso es un circuito que se visita con previa reserva. Se contactan por correo electrónico o bien, por teléfono y establecemos una reserva.

 

La gente recorre la RdQ en grupos pequeños (no más de 20 a 25 personas) para que cada uno pueda estar mejor atendido y tener un trato bien personalizado. Si tenemos todos productos excelentes en su calidad y de carácter artesanal, no podemos industrializar el trato.

 

¡A revistaelfederal.com le encanta la Ruta del Queso!