Se trata de un ejemplar hembra de cóndor andino (Vultur gryphus) cuyo cuadro de intoxicación se comprobó que era consecuencia del consumo de un cebo tóxico que se utiliza para predadores pese a que está prohibido. 

El ave fue recuperada por personal de la Dirección de Fauna de Río Negro y del parque nacional Nahuel Huapi, luego de que la semana pasada sea detectada por pobladores en el camino a Pilcaniyeu.

“Discernimos sobre qué era lo que la estaba afectando y comenzamos un tratamiento paliativo apenas llegó. Luego hicimos todos los estudios diferenciales para saber si era intoxicación por plomo o por cebo tóxico”,  expresó el médico veterinario y coordinador de esa Dirección, Federico Hollman.

El funcionario recordó que “se trata de una práctica ilegal, penada y trae como colación importantes daños ambientales. Es un llamado de atención sobre cuáles son las prácticas que estamos haciendo, ya que hay muchas otras alternativas para el manejo de predadores”.

El especialista en fauna de la dirección Regional Patagonia Norte de la Administración de Parques Nacionales, Hernán Pastore, destacó la colaboración mutua de los organismos: “Prestamos asistencia durante los análisis, un sitio para tener el animal en observación y en su liberación, la cual fue muy emocionante. Cuando rescatamos un animal nunca se sabe cuál va a ser el final y a veces fallece, pero cuando logramos que se vaya volando es muy gratificante para todos”.

El Gobierno recordó que si se encuentra un ejemplar de fauna silvestre herido o en zonas urbanas deben comunicarse al 103 (Defensa Civil) ó al 105 (Parques Nacionales).