A través de una campaña de crowdfunding y con el apoyo de aficionados de la marca de cerveza Brugse Zot se hará realidad el sueño de construir una tubería en la ciudad de Brujas, Bélgica, para trasladar esta bebida de culto desde la fábrica hasta la planta embotelladora. 

“Hay que estar un poco loco, como la cerveza, para un proyecto así. Simplemente tenía el dinero para ello y me gustaba. Así que me volví loco y di el dinero a la cervecera”, declaró a los medios Philippe Le Loup, propietario de un restaurante local y que aportó 11.000 dólares para la tubería.

Al principio los medios difundieron una falsa noticia que anunciaba que la gente en Bélgica iba a poder suscribirse a un servicio para que la cerveza le llegue por las tuberías a sus casas, pero esta obra de ingeniería ideada por Xavier Vanneste está destinada solo a trasladar la cerveza y evitar así tener que utilizar cientos de camiones por las calles adoquinadas de la ciudad medieval que está protegida por la Unesco.

La tubería transportará unos 4.000 litros de cerveza por hora hacia la planta embotelladora, situada a 3 kilómetros de distancia en una zona industrial.

Llenar la tubería de grifos para abastecer a casas particulares era demasiado utópico, pero quienes ayudaron con el financiamiento recibirán botellas de Brugse Zot todos los días. El 10% de los 4 millones de euros de inversión para la tubería se financió con prestamistas independientes.