Una pareja compuesta por un fotógrafo y una diseñadora construyeron una vivienda en las montañas de Virginia, Estados Unidos, para la cual reciclaron ventanas de madera y las colocaron en una estructura muy básica de madera. Lo importante es que gastaron tan solo 500 dólares.

Nick Olson y Lilah Horwitz son quienes crearon esta casa luego de pasar varios meses recogiendo ventanas desechadas para crear un hogar lejos de la ciudad, utilizando los principios de construcción responsable.

Como este proyecto les tomó meses y les llevó mucho tiempo, ambos dejaron de trabajar en sus oficios y vivieron austeramente hasta lograr construir su hogar. 

El resultado es asombroso, aun sin que la casa tenga plomería o electricidad, ya que esto también habla de su estilo propio: es moderna y rústica a la vez.