Un estudio de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires da cuenta que 74 municipios tienen basurales a cielo abierto, y mucho de ellos producen quema de residuos, provocando graves consecuencia al medio ambiente. Cada uno de estos predios suman alrededor de 90.000 metros cuadrados, la superficie de todos ellos es el equivalente a dos estadios River Plate.

“Uno de los datos más alarmantes es que en 7 de cada 10 basurales a cielo abierto se producen quemas. Esto demuestra que no hay un cambio en el paradigma de considerar al residuo como un recurso, para no verlo como un problema ambiental sino como una oportunidad, lo que implica que estos depósitos se transformen en un foco de contaminación y un riesgo sanitario para la población”, afirmó el Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino.

El hecho toma especial relevancia cuando se conoce que gran parte de estos basurales se hallan a menos de dos kilómeros del ejido urbano, tres kilómetros de la escuela más próxima y a sólo cuatro del Palacio Municipal. Estos datos muestran hasta qué punto los municipios no priorizan el cuidado del medio ambiente, poniendo en riesgo la salud de los ciudadanos.

Según el estudio de la Defensoría del Pueblo, los basurales a cielo abierto se hallan en los siguientes Partidos: Adolfo Alsina, 25 de Mayo, 9 de Julio, Alberti, Arrecifes, Ayacucho, Azul, Bahía Blanca, Balcarce, Benito Juárez, Bolívar, Bragado, Capitán Sarmiento, Carmen de Areco, Patagones, Chascomús, Chivilcoy, Colón, Coronel Dorrego, Daireaux, Dolores, Exaltación de la Cruz, General Alvear, General Belgrano, General Lamadrid, General Pueyrredón, General Villegas, González Chaves, Junín, Laprida y Las Flores

Fueron identificados basurales en Lincoln, Lobería, Lobos, Maipú, Marcos Paz, Miramar, Navarro, Necochea, Olavarría, Pehuajó, Pergamino, Pigüé, Pringles, Rojas, Saliquelló, Salto, San Andrés de Giles, San Antonio de Areco, San Miguel del Monte, San Nicolás, San Pedro, Suipacha, Tandil, Tapalqué, Tornquist, Tres Arroyos, Vedia, Zárate, Luján, San Cayetano, Tres Lomas, Ramallo, Monte Hermoso, General Arenales, Coronel Suárez, Cañuelas, Villa Gesell, La Costa, Baradero, Chacabuco, Mercedes, General Viamonte, Hipólito Yrigoyen y General Pinto.

“La quema de basura en los basurales a cielo abierto es un foco de contaminación y un riesgo sanitario para la población”, aseguró Lorenzino. Los municipios argumentan que ellos no pueden hacer nada para modificar estos predios porque carecen de fondos. En el mientras tanto, eligen continuar contaminando. “Hoy la Provincia cuenta con recursos, como los recuperados por el Fondo del Conurbano, que abren la posibilidad de redirigir partidas para sanear esta deuda histórica con los bonaerenses. Se genera más de un millón de toneladas por año que van a parar a estos basurales a cielo abierto, por lo que eliminarlos tiene que ser una prioridad para el gobierno”, concluyó el Defensor del Pueblo.

Para el titular del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), Rodrigo Aybar, “los basurales a cielo abierto son un drama. Los municipios deben involucrarse: muchos hacen consorcios regionales para darle un destino sustentable a sus residuos”.