Las Naciones Unidas invitan a los gobiernos, la industria, las comunidades y a los individuos en todo el mundo a unirse para encontrar soluciones al problema global de la contaminación del aire, impulsando las energías renovables y las tecnologías sostenibles.

Según los datos oficiales, cuatro millones de las muertes por ese motivo ocurren en la región de Asia y el Pacífico, en la que también se encuentran las diez ciudades más contaminadas del mundo (siete en India, dos en Pakistán y una en China).

Para la ONU, China es el ejemplo a seguir por los países que más contaminan, y en particular, se destacó el trabajo en la ciudad de Hangzhou, donde hoy se realizó el acto central en el que participó la directora en funciones del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), Joyce Msuya, quien aseguró que el éxito de China en la reducción de la contaminación del aire en menos de una generación es increíble”.

Además subrayó el trabajo hecho en Pekín, donde los niveles de partículas finas cayeron 35 % en los últimos cinco años a través de rigurosos estándares de emisiones de vehículos, el fomento del uso del transporte eléctrico o de las bicicletas y limitando el uso de calderas de carbón.

Liu Qian, especialista de Asia Oriental en contaminación del aire de Greenpeace, dijo que el caso de China es “único” porque “aunque el nivel de contaminación del aire sigue siendo muy alto en algunas zonas, en los últimos años las mejoras han sido impresionantes“.

Las celebraciones por el Día Mundial del Medio Ambiente han recorrido todo el mundo: desde una carrera ciclista en Kenia a la plantación de árboles en la India, pasando por actividades comunitarias de limpieza en Etiopía y en Japón; todo ello contra el impacto de una ‘epidemia’ de la que ningún rincón del planeta está a salvo.