Un proyecto que plantea un puente formado por contenedores marítimos es la propuesta ganadora en un concurso de ideas para un puente en la periferia de Tel-Aviv, la segunda ciudad más grande de Israel, para comunicar la carretera Lod (ruta 461) con la entrada al Ariel Sharon Park y reflejar la importancia del reciclaje en materiales de construcción.

Diseñado por el estudio de arquitectura Yoav Messer, este Econtainer Bridge tiene el objetivo de recuperar uno de los mayores vertederos del mundo. Además, la utilización de estos módulos de carga también hace que se reduzcan los costos de producción, así como el tiempo necesario para la construcción de toda la estructura.

Sus 160 metros será utilizados también por peatones, ciclistas, y vehículos de transporte público. Su diseño incluye balcones que permitirán observar el paisaje panorámico y parar a descansar.

Para completar su construcción, el proyecto incluye también la reutilización de diversos materiales, como madera para el piso, además de varios grupos de paneles fotovoltaicos en el techo, que aportarán la electricidad necesaria para el alumbrado del puente y su entorno.

El diseño conceptual hace representar tres patas verticales, cada una compuesta de cuatro postes dispuestos en una pirámide invertida. El puente está actualmente en proceso de diseño de detalle por delante de la construcción.