El intendente Martín Llaryora anunció la medida e indicó a los vecinos que la decisión tiene el objetivo de “protegerlos” y lograr que “se queden tranquilos”.

El niño presentó fiebre y quedó internado en situación de aislamiento tras dar positivo en Covid-19. El intendente aseguró que este se encuentra en buen estado de salud y que se realizará el hisopado correspondiente a sus familiares y personas cercanas primero, y luego al resto de los vecinos. Además, el jefe comunal destacó que se montará una carpa sanitaria en la plaza del barrio para responder a las necesidades básicas de los habitantes.

Mientras dure la medida, se garantizará el abastecimiento de insumos críticos y esenciales (alimentos, agua potable, elementos de higiene y medicamentos), al tiempo que desde el Ministerio de Salud provincial se dispondrá un container sanitario y una ambulancia equipada para traslados críticos. En función de los resultados de los testeos, se evaluará si es necesario realizar hisopados en el perímetro más cercano.