Los incendios forestales que continúan activos se ubican en los pinares de Huerta Vieja (departamento de Río Cuarto), Las Caleras (valle de Calamuchita) y Posta de Macha (departamento Totoral), se informó oficialmente.

El secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de la provincia, Diego Vignetta, manifestó a Télam que “se sigue trabajando para tratar de evitar que se reinicie el fuego de los incendios que ya están contenidos”. EL funcionario detalló que se encuentran “contenidos y en guardia de cenizas” varios incendios, entre ellos el más importante que se generó ayer en los pastizales del trazado de la autopista Córdoba-Villa Carlos Paz, en los alrededores de la localidad de Malagueño, muy cercano a una estación de servicio y al Museo de la Memoria, que funciona en el ex predio militar de La Perla.

Vignetta aseguró que la mayoría de los incendios forestales que se vienen registrando desde junio en las serranías de la provincia son “intencionales”, y que la Justicia inició una investigación para determinar quiénes son los responsables.

Asimismo, recordemos que los incendios en el país y en la provincia de Córdoba empeoran cada año y, aunque se suele mencionar que las principales causas son generadas por el hombre, la negligencia no siempre tiene que ver con una colilla de cigarrillo mal apagada. “No hacer caso a los reclamos también es negligencia”, denunciaron vecinos y vecinas del Valle de Punilla la semana pasada, mientras muchos de ellos y ellas continuaban con la ardua tarea de hacerse cargo de apagar los focos de incendio que azotan la provincia.

Los brigadistas retomaron esta mañana los vuelos vigía para definir la logística del trabajo que, según el director de Defensa Civil, Diego Concha, va a estar centrada en “varios perímetros inestables con puntos calientes”, y se realizará con ocho aviones hidrantes. “El riesgo de incendio sigue siendo extremo” por las condiciones climáticas, advirtió.

Por otra parte el Gobierno provincial oficializó la declaración de “desastre agropecuario” para las zonas agrícolas, ganaderas, forestales, apícolas y frutihortícolas afectadas por incendios, que regirá hasta el 31 de agosto de 2021, según el decreto publicado en el Boletín Oficial.