El Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) trabaja en un proyecto para que Córdoba cuente con una planta productora de aceite de cannabis para abastecer al mercado nacional.

Por el momento el proyecto está en las fases iniciales ya que para la construcción de la planta necesitan la regulación de la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica).

Aproximadamente 800 personas en nuestro país se encuentran autorizadas por la Anmat para importar aceite de cannabis medicinal para tratar la epilepsia refractaria, ya que el producto mostró buenos resultados como agente anticonvulsivo.

Pascual Fidelio, director ejecutivo de Hemoderivados, declaró a medios locales que “hay que ver las exigencias de Anmat. Si es un medicamento, las exigencia son muy altas y sería un proyecto de gran envergadura. Ya dijeron que no lo van a sacar como fitoterapia como en Estados Unidos y otras partes del mundo. El Anmat como entidad regulatoria debe ver de que manera marca la cancha para después los laboratorios montar una planta productiva”.

“La experiencia que necesitamos para mantener esta planta la tenemos de la Facultad de Ciencias Exactas. La experiencia para el equipamiento la tenemos en Hemoderivados así que pienso que es una unión sinérgica muy importante”, explicó Fidelio.

En el mundo, el aceite de cannabis no solo es utilizado para controlar la epilepsia refractaria, si no que también se utiliza para el Parkinson y casos de cáncer, entre otras 40 enfermedades.