En las zonas afectadas por los incendios forestales no hubo lluvias ni cambios sustanciales en las condiciones climáticas de altas temperaturas y mucho viento. Asimismo, el Servicio Meteorológico Nacional emitió un alerta de fuertes tormentas para el sudeste provincial, entre esta noche y mañana, algo que si ocurre (se necesita más de 15 milímetros de lluvias) será muy favorable para extinguir el fuego.

En las últimas horas de ayer hubo caída de granizos y precipitaciones tenues en las zonas de la región sur, y lluvias en Bialet Massé, Cosquín y Santa María de Punilla, aunque no tuvieron ningún impacto sobre los incendios.

Alrededor de 300 bomberos y decenas de dotaciones trabajaban esta mañana en el operativo de combate sobre esos focos, informó el Gobierno de la provincia. Unos 50 bomberos trabajan en zona de Copacabana, cerca de 140 en Capilla del Monte, 40 en Casa Grande y unos 60 en zona de La Calera.

“Todavía tenemos un incendio en la zona de Casa Grande, en cercanías de Valle Hermoso, con un frente activo que va hacia el oeste sin riesgo para viviendas”, detalló el director general de Defensa Civil, Diego Concha, y agregó que  “en la región que rodea a de Capilla del Monte, desde la ruta provincial 17 hacia el sudeste del cerro Uritorco, se combate el fuego desde Los Terrones hacia Tramontana, en donde se están protegiendo viviendas y una confitería; los mismo sucede en el camino de San Salvador que va hacia Ojo de Agua y hacia la ladera norte del cerro”.

Ya están dispuestos los aviones y helicópteros de Provincia y Nación para trabajar desde el aire colaborando con los infantes.

Desde el último fin de semana fueron evacuadas alrededor de 200 personas de viviendas rurales, de los cuales la mayoría ya regresaron a sus casas, en tanto siete viviendas fueron arrasadas por el fuego y hasta el momento hay cinco detenidos como presuntos responsables de incendios intencionales.

Por su parte, la Secretaría de Ambiente, a través del área de Gestión de Recursos Naturales, y la Dirección de Policía Ambiental, trabaja en acciones conjuntas con diferentes centros de rescate de animales para brindar asistencia y refugio a especies silvestres afectadas por los incendios.

Estas tareas se coordinan con los centros Pumakawa en Villa Rumipal, Tatú Carreta en Casa Grande y el Parque de la Biodiversidad (ex zoológico de Córdoba), que están preparados para recibir ejemplares de la fauna autóctona afectada por las llamas.