Se trata de la empresa Gisens Biotech, que “recibió $3,5 millones del Programa Soluciona y creó una tecnología que permite detectar en cinco minutos y con una gota de sangre si un paciente está en proceso de desarrollar una ´tormenta de citoquinas´, una de las mayores causas de mortalidad”, informó en su cuenta de Twitter el Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas.

La startup especializada en nanobiotecnología, fue fundada en 2019 por María Florencia Piccinini, Esteban Piccinini y Luis Pierpauli, quienes habían comenzado a desarrollar la tecnología bautizada por la empresa como “Zaphyrus” que permite el biocensado para detectar moléculas biológicas en base a biosensores de grafeno y microelectrónica.

La empresa “había comenzado a trabajar en un dispositivo portátil para medir la función renal en pacientes con patologías renales; cuando aparece la pandemia de Covid-19 decidimos reconvertir la tecnología en la que veníamos trabajando para ayudar a la coyuntura que enfrentaba el sistema sanitario”, contó a Télam el Chief Strategy Officer de Gisens Biotech, Luis Pierpauli.

La ‘tormenta de citoquinas’ consiste en una exacerbación de la respuesta inmunológica que monta el organismo en contra de la infección del SARS-CoV 2, en donde el exceso de intermediarios inmunológicos (citoquinas) producen efectos nocivos en el organismo.

Este nanochip lo que hace a partir de una gota de sangre del paciente es detectar en cinco minutos los dos biomarcadores que tienen mayor nivel predictivo a la hora de estimar si una persona va a presentar una ‘tormenta de citoquinas’; esto es clave porque es un fenómeno tratable para evitar el desenlace fatal, pero para tener éxito los tratamientos deben comenzar en estadios tempranos del fenómeno“, añadió.

El emprendedor subrayó que “los procesos para hacer una prueba para estos biomarcadores en un laboratorio cuestan el doble de lo que costaría este chip, y en vez de demorar cinco minutos pueden tardar hasta doce horas”.

“Para los médicos que tratan a pacientes graves de Covid-19, tener un test que les permite monitorearlos en tiempo real para predecir si van a necesitar cuidados intensivos es una herramienta que les permite anticiparse y mejorar las posibilidades de tratamiento, enfatizó.

Remarcó que “no hay a nivel mundial un producto similar a esto, sabemos de desarrollos que buscan el mismo objetivo basados en otras tecnologías pero no tenemos registro de que ninguno de ellos se esté comercializando; nuestro objetivo es cumplir con todas las validaciones clínicas este semestre y producir en Argentina para exportar los chips terminados”.