“A mi corrieron a los tiros cuando estaba trabajando en mis campos, y también mataron chanchos que eran criados por una familia”, denunció Rodolfo Leiva, uno de los pobladores que llegó a la capital correntina para presentar la denuncia en la Legislatura.


Las comisiones de Derechos Humanos y Ecología de la Cámara baja de Corrientes analizarán disponer una medida para la protección de unas 40 familias de los parajes Yahaveré, Ñu pi y Carambola, en los esteros del Iberá. Los lugareños denunciaron que sufren diversas formas de hostigamiento y el avance en sus tierras de emprendimientos privados que ligaron a intereses estratégicos, como a la fundación Conservation Land Trust (CLT), del magnate norteamericano Douglas Tompkins.

 
 
La presentación se realizó ante los diputados Sonia López (PC), Aida Raquel Gómez (FPV) y Omar Young (Partido Nuevo) y al ministro de Seguridad de la Provincia, Pedro Braillard Poccard. Los legisladores informaron además que el miércoles último tomó estado parlamentario un pedido de informes al Instituto Correntino del Agua y el Ambiente para conocer pormenores de la instalación de los emprendimientos privados en esa área.
Se trata de “cierres de caminos que deberían estar abiertos al público, una acción violenta contra los lugareños y la construcción ilegal de cabañas en la zona de Parques y Reserva, algo que está prohibido por la Constitución Provincial”, afirmó la diputada López.
 
De acuerdo con lo manifestado, los agresores estarían relacionados con la instalación de cabañas y tendrían vinculaciones con las estancias El Tránsito, cercana a CLT de Tompkins, y San Eugenio, de Eduardo Maquivelo.